Provincia de Cádiz

Las adopciones internacionales descienden en la provincia

  • El número de solicitudes se ha desinflado de las 338 de 2005 a las 70 de 2011 Rusia, China, Etiopía y Mali son los principales países de procedencia de estos menores

Comentarios 2

En los últimos años la proliferación de nuevas estructuras familiares es una realidad indiscutible. El concepto de familia ha evolucionado notablemente y ha experimentado una importante diversificación derivada de los complejos cambios sociales y de la forma de entender la convivencia en la sociedad actual. En este sentido, la adopción internacional se configura como una alternativa a la que recurren muchas personas que, bien por razones de causa mayor, bien por su propio interés, optan por ella para incrementar el número de integrantes de su unidad familiar más allá de los lazos sanguíneos.

Ahora bien, la realidad es que el número de adopciones internacionales está disminuyendo de forma drástica en los últimos años. Las estadísticas dejan constancia de ello. A nivel nacional, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad cuantificó 3.648 adopciones internacionales en 2007; 3.156 en 2008; 3.006 en 2009; 2.891 en 2010; y 2.573 en 2011. Del primer al último año tomado como referencia hay más de 1.000 adopciones de diferencia.

Extrapolando estos datos a la provincia, la tendencia a la baja se repite. Así, en base a las cifras extraídas del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, las solicitudes de adopciones internacionales en Cádiz han pasado de las 255 de 2004 a las 70 de 2011. Salvo en 2005, cuando hubo un repunte con 338 inscripciones, el resto de años los registros fueron desinflándose (278 en 2006; 164 en 2007; 113 en 2008; 80 en 2009; y 74 en 2010).

Dan cuenta también de esta disminución los distintos colectivos de apoyo creados por y para los padres adoptivos. Citamos como ejemplo Afania, una asociación provincial sin ánimo de lucro que desde hace seis años se encarga de asesorar a las futuras familias receptoras. Manuel Camacho, el responsable, estima que "en el último año y medio las consultas ha descendido en torno a un 80-90%".

El hecho de que tanto las solicitudes como las asignaciones internacionales estén cayendo estrepitosamente se explica por varios motivos. Por un lado, los países de origen están centrando sus esfuerzos, cada vez más, en incrementar las medidas de protección de los niños dentro del propio estado, ocupando la adopción internacional el carácter subsidiario que todos los tratados le otorgan con el objetivo de proteger el interés superior de los menores de permanecer en el seno de su familia o en su propio entorno social. Todo ello en sintonía con lo estipulado en la Convención de los Derechos del Niño de 1989, adoptada por todas las naciones.

Por otra parte, determinados países están endureciendo los criterios de admisión de las solicitudes. Éste es el claro ejemplo de China, que a partir del 2007 ha establecido para las familias un determinado nivel de formación, de renta y patrimonio que muchas no pueden alcanzar. En este sentido, el presidente de Afania explica que "al 'cerrar' China sus puertas, otros países como Etiopía, Ucrania o Kazajstán se han visto desbordados ante una avalancha de solicitudes que no pueden abarcar, ralentizándose en consecuencia los procesos de adopción, que pueden llegar a prolongarse entre 3 y 4 años como mínimo".

Por último, añadir a los factores antes expuestos la profunda crisis actual que está mermando el poder adquisitivo de muchas economías domésticas, haciendo totalmente inviable este costoso trámite. "Una adopción en Rusia puede salir por unos 25.000 euros, ya que hay que viajar tres veces allí, entre otros gastos; en Colombia, de 9.000 a 12.000 euros...", calcula Manuel Camacho.

De otra parte, según la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, en el periodo de tiempo comprendido entre 2007 y 2012 se han producido un total de 468 adopciones internacionales en la provincia. Atendiendo al continente de origen de los menores, 64 provenían de África, 48 de América, 137 de Asia y 218 de Europa.

Además, del total de esas 468 adopciones gaditanas, 48 tuvieron lugar el pasado año, cuya distribución por país de procedencia es la siguiente: 8 de Etiopía, 7 de Mali, 2 de Senegal, 1 de Honduras, 2 de México, 4 de República Dominicana, 6 de China, 4 de Filipinas, 1 de Vietnam, 1 de Bulgaria, 1 de Kazajstán, 1 de Polonia, 8 de Rusia y 2 de Ucrania.

Lo cierto es que la procedencia de los niños de adopción internacional ha experimentado cambios significativos. En sus comienzos, a mediados de los años 90, fueron los países de América Latina los que asignaron mayor número de niños a las familias receptoras gaditanas. Posteriormente se incorporaron otros del Este de Europa, como Rumania, Bulgaria o Rusia, y en los años de mayor incidencia, de 2004 a 2006, ha sido China el país que, con gran diferencia, ha recibido el mayor número de solicitudes y ha realizado el mayor número de asignaciones, incorporándose a partir de entonces algunos países africanos a la vez que se producía un leve resurgimiento de las adopciones en América Latina. En los últimos cuatro años, el mayor número de menores adoptados procede de Rusia y de China en primer lugar, seguidos de Etiopía, Ucrania y Kazajstán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios