Provincia de Cádiz

Rumanas para locales de alterne y un alijo de 2 toneladas de hachís

  • La Audiencia juzga a 11 acusados en un caso que mezcla prostitución y narcotráfico

La Audiencia Provincial de Cádiz prevé iniciar mañana el juicio que sentará en el banquillo a once procesados en un asunto que mezcla prostitución y tráfico de hachís. El caso proviene del Juzgado de Instrucción número 1 de San Fernando. En ese municipio fueron detenidos los acusados tras una operación policial desarrollada entre septiembre de 2006 y enero de 2007 que comenzó investigando una trama relacionada con mujeres rumanas que trabajaban en locales de alterne de la zona de Chiclana y que acabó capturando un cargamento de dos toneladas de hachís en el caño Sancti Petri.

La vista oral está señalada para varias jornadas. Comenzará mañana, seguirá el próximo viernes, se reanudará el lunes día 7 y continuará durante toda esa semana. Los procesados se enfrentan a una calificación fiscal que reclama penas que van de 3 años a 6 años y 9 meses de prisión. Esa última pena, la más elevada, la solicita el fiscal para M.B.R., a quien considera líder de un grupo afincado en San Fernando y dedicado al tráfico de hachís.

M.B. se relacionaba con R.D. y C.C., ambos rumanos y también residentes en La Isla, según señala el escrito de acusación del fiscal, quien señala a esos dos procesados como introductores de mujeres procedentes de su país en locales de alterne. También los acusa de obligarlas a entregarles a ellos parte del dinero que obtenían con su trabajo como prostitutas.

El fiscal explica en su escrito que los dos procesados rumanos se relacionaban con el grupo encabezado por M.B. pero que ninguno de los dos participaba en el tráfico de drogas. La calificación fiscal parece indicar que la Policía supo de las actividades de los acusados de narcotráfico a raíz de los contactos que mantenían con los dos procesados rumanos. Lo que no aclara es por qué los dos casos, el de prostitución y el de tráfico de hachís, han terminado en el mismo procedimiento. Según el fiscal, a finales de diciembre de 2006 y principios de enero de 2007 comenzaron los preparativos para organizar el desembarco de un cargamento de hachís procedente de Marruecos.

Hubo varios contactos y reuniones de distintos procesados en bares de San Fernando y en una venta, relata el escrito de calificación. El 12 de enero de 2007, señala, una embarcación neumática de ocho metros de eslora que portaba 70 fardos con hachís fondeó en el club náutico de Sancti Petri. La pilotaban tres marroquíes que luego fueron detenidos. La lancha entró después por el caño y quedó varada a unos 300 metros de la entrada. Allí la esperaba un grupo que debía descargar el hachís. También la Policía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios