Provincia de Cádiz

Perros CSI en defensa de los suyos

  • Un equipo canino lucha desde 2004 contra los cebos envenenados, cuyo uso mató a 18 animales en Cádiz el año pasado. Su última misión: comprobar el pinar donde fallecieron cuatro perros hace dos semanas

Comentarios 1

Cinco perros de las razas golden, pastor alemán, labrador retriever y de agua español forman el equipo canino de la Consejería de Medio Ambiente especializado en la detección de cebos envenenados, cuyo uso mató a 18 animales en la provincia de Cádiz el año pasado. Desde 2004 estos perros CSI, adiestrados para detectar todo tipo de venenos, luchan para salvar la vida de los suyos teniendo en cuenta que el envenenamiento es una de las principales causas de mortandad en la fauna andaluza.

La última misión de este equipo ha sido la de rastrear el pinar de Los Caños de Meca donde hace apenas dos semanas cayeron fulminados cuatro perros pequeños. Alguien había dejado esparcidos por la zona trozos de chorizo con una sustancia tóxica dentro que, al parecer, ellos probaron causándole la muerte. Otro perro, mayor en edad, cayó enfermo. Los miembros del equipo canino no tardaron en actuar para comprobar si había más veneno repartido en el lugar y evitar más fallecimientos de sus semejantes u otros animales. "La zona ya está limpia", aseguraron desde la Delegación Provincial de Medio Ambiente, que hizo una llamada de tranquilidad a los usuarios de esta zona de veraneo de la provincia.

Pero el trabajo de este equipo no queda sólo para momentos puntuales. Los perros realizan también inspecciones preventivas disuasorias, con especial incidencia en la zonas acotadas con historial delictivo por este tipo de casos. En todas sus actuaciones, está presente, al menos, un agente de la autoridad encargado de realizar un acta de levantamiento en aquellos casos en los que han aparecido cebos o cadáveres presuntamente envenenados. El equipo está capacitado para la detección de estos cebos y cadáveres al igual que otros perros están entrenados para buscar seres humanos, droga o explosivos. En cuánto reciben la llamada de delegaciones provinciales, otros organismos y cuerpos de seguridad como el Seprona o la Policía Autonómica, el equipo canino se pone manos a la obra.

Apuntan desde la Delegación Provincial de Medio Ambiente que estos perros incluso han logrado detectar cebos hechos de trozos de alimentos con altas dosis de veneno que le convertían en letales también para los humanos. Desde la misma administración recuerdan que el empleo de veneno es una infracción muy grave, según la Ley de Flora y Fauna de Andalucía, y que está tipificado como delito por el artículo 336 del Código Penal. En los últimos años se han dictado cinco sentencias condenatorias en Huelva y Jaén por este motivo, con penas de hasta 14 meses de prisión para algunos de los acusados.

Uno de los más lamentables episodios de cebos ilegales se vivió en la provincia hace un par de años. Tres ejemplares de águila imperial ibérica perecieron por envenenamiento. El águila imperial es la rapaz más amenazada del continente europeo y una de las cuatro aves de presa más escasa del planeta. Es esa ocasión también actuó uno de los dos equipos caninos con los que cuenta la Consejería, uno para Andalucía occidental y otro para la oriental.

Sin duda el uso de cebos ilegales es la segunda amenaza más importante al medio natural después de los incendios. Pero no sólo representa amenaza para especies silvestres, también a la domésticas, como los perros de los propios cazadores. Así, además del equipo CSI canino, que trabaja desde el año 2004, Medio Ambiente tiene un plan de acción desde 2001 con 61 medidas dirigidas a la obtención de información, la prevención, la disuasión y persecución de este delito medioambiental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios