Provincia de Cádiz

Informes médicos con la firma falsa de un traumatólogo

 Una médico que revisó el expediente de Roldán, un cliente de la trama de obtención fraudulenta de pensiones de incapacidad laboral, explicó ayer cómo el inspector médico Casto Pérez manipuló datos para abrir camino a una resolución positiva para el demandante. La doctora dijo que Casto escribió en su informe que a Roldán le habían aconsejado médicamente el traslado a Cádiz desde su localidad de residencia. Pero que en realidad, según constaba en un informe realizado en Villamartín, fue el paciente quien solicitó trasladarse a Cádiz. La médico dijo también que Casto anotó en su informe que a Roldán había que retirarle el arma reglamentaria (era policía local) por riesgo de suicidio. Pero que constaba en cambio que fue el mismo Roldán quien pidió que se le quitase el arma. El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) decidió, tras revisar el expediente, que Roldán no debía ser beneficiario de una pensión de invalidez. Un médico que también declaró ayer como testigo, traumatólogo, aseguró que alguien falsificó su firma en informes sobre clientes de la trama, que la firma que aparece en esos documentos supuestamente realizados por él, no es la suya, que a esos pacientes no lo vio nunca. Uno de los pacientes es Remedios Torres. El médico dijo que conocía al procesado Luis Carretero Cala, también médico, que es quien en noviembre de 2005 simuló que había atendido a Remedios por una torcedura de tobillo, según relata el escrito de calificación del fiscal y admitió al inicio del juicio el propio acusado. Tras esa torcedura vinieron otros informes que diagnosticaban un esguince cervical. Estaban firmados, falsamente, por el médico que declaró ayer como testigo.

El juicio, al que sigue acudiendo Casto Pérez y al que no va estos días María José Campanario, continuará mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios