DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

La Guardia Civil inicia el control de réplicas de armas de aire comprimido

  • Intervención de Armas contacta con las tiendas de la provincia que venden armamento de 'airsoft', un juego de simulación y estrategia militar en auge

La Intervención de Armas de la Guardia Civil de Cádiz está llevando a cabo una labor de control de todos los usuarios, jugadores y vendedores, que tengan en su poder réplicas de armas con mecanismo automático con el fin de comprobar si los dueños cuentan con los documentos que exige la ley con respecto a estas imitaciones. Esta operación comenzó a raíz de una inspección extraordinaria en una tienda de airsoft de Cádiz. El airsoft esun juego de estrategia militar en la que los participantes utilizan estas armas simuladas y que cuenta con gran auge.

Según fuentes de la Guardia Civil, la operación va a llevarse a cabo en toda la provincia. En la capital ya han sido citadas 40 personas que poseen este tipo de armas para que las presenten ante los agentes con sus correspondientes licencias. En total se estima que puedan tener unas 46 armas aproximadamente de las cuales 17, pertenecientes a once personas, ya han sido depositadas en la Intervención.

Las armas que tienen que quedarse en la Comandancia de Cádiz a disposición de sus dueños son aquellas réplicas de aire comprimido que poseen mecanismo automático, es decir, que disparan en ráfaga. Estas imitaciones se incluyen en la 4º categoría del Reglamento de Armas en el cual se encuentran también otros modelos que se usan para practicar airsoft, como armas semiautomáticas y de un sólo tiro.

El control de las autoridades, si bien sirve para hacer cumplir la ley, trae también sus consecuencias negativas a los vendedores de la provincia como Víctor Pérez, dueño del local especializado Gades Airsoft, que abrió hace cuatro meses en la capital. Desde que comenzaron a enviarse las cartas ha visto como sus ventas han descendido notablemente: "De vender dos réplicas al mes, ahora no vendo ninguna", comentó. Pérez, como jugador de este deporte tan poco conocido, explicó la situación que rodea a estas imitaciones de aire comprimido: "Las armas de 4º categoría necesitan una licencia que sólo te permite su tenencia y uso en el término municipal". Sin embargo, las armas automáticas, que son las que menos están regularizadas, no sólo necesitan de la licencia, sino que es necesario inscribirlas en un Libro de Coleccionistas. Este documento permite tener armas de mecanismo automático sólo en el domicilio. "Hay que pagar más o menos 100 euros para tener el Libro de Coleccionista y no poder sacar el arma de casa".

Según el vendedor, el descenso en las ventas se mantendrá hasta que pase la "avalancha de miedo" de los compradores de no tener debidamente reglamentado sus réplicas.

Por otro lado aseguró que, aunque se lleve a cabo este tipo de control, la gente seguirá jugando y comprarán a través de internet sin conocer que licencia necesitan: "Yo tengo que notificar cada venta a la Guardia Civil", comunicó. Víctor Pérez, además de vendedor, también juega y para él es necesario que el reglamento cambie o que creen otra categoría dentro del reglamento: "los jugadores no quieren que se consideren como armas", observó.

El dueño de Gades Airsoft ve bien que se regularicen las imitaciones y que se haga cumplir la ley. "Yo no me escondo, se sabe que vendo y tengo todos los papeles en regla", manifestó. Aun así, afirma que es "bochornoso" que en España sea tan complicado legislar sobre una actividad que en Andalucía está considerada como un deporte y que incluso cuenta con su federación. "Es incomprensible que nos federen como un club deportivo y después la ley no nos deje jugar", explicó, y añadió que "la gente estaría dispuesta a pagar para jugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios