Tribunales Cádiz

Arranca el juicio con jurado al supuesto parricida de Sanlúcar

  • El fiscal solicita para el joven acusado de asesinar a su padre a puñaladas 22 años de prisión.

A.N.C., llegando a la Audiencia Provincial. Lourdes de Vicente A.N.C., llegando a la Audiencia Provincial. Lourdes de Vicente

A.N.C., llegando a la Audiencia Provincial. Lourdes de Vicente / Lourdes de Vicente

Este lunes ha comenzado el juicio con jurado al supuesto parricida de Sanlúcar, el primero tras la reanudación de la actividad judicial y después de que la pandemia del coronavirus obligara a reajustar las agendas de los juzgados y tribunales de la provincia. Los magistrados debieron fijar como juicios preferentes aquellos en los que el acusado en cuestión está preso de manera provisional, por lo que éste jucio se ha debido adelantar en el calendario de señalamientos.

El acusado ha llegado esta mañana a la Audiencia Provincial, escoltado por agentes de la Policía Nacional. En la sala, se han colocado mamparas de cristal para que los miembros del jurado puedan guardar la debida distancia de seguridad.

El fiscal del caso sostiene que en noviembre de 2017 A.N.C. asestó a su padre “al menos” ocho puñaladas con un cuchillo de 13,5 centímetros con la intención de acabar con su vida y poder cobrar la herencia para hacer frente a sus deudas.

Así, la Fiscalía procesa al joven sanluqueño por un delito de asesinato y solicita la pena de 22 años de cárcel, mientras que la acusación particular, ejercida por los hermanos de la víctima, plantea 25 años de prisión además de su destierro de Sanlúcar por un periodo de diez años.

A.N.C. se encuentra en prisión provisional desde el 16 de noviembre de 2017, tres días después del supuesto parricidio.

Calificación fiscal

Los hechos que han dado lugar a este caso sucedieron el 13 de noviembre de 2017 en el domicilio familiar, sito en la calle Cruz del Monaguillo de Sanlúcar, donde residían la víctima, su esposa y sus tres hijos (uno de ellos, el encausado).

En su escrito de calificación, el fiscal sostiene que el procesado, pese a su edad (18 años) y a que no realizaba actividad laboral alguna, mantenía un elevado nivel de gastos a los que no podía hacer frente, consecuencia de lo cual tenía múltiples deudas pendientes de abonar. Ante la necesidad imperiosa de obtener dinero, el joven transmitió a una amiga y compañera del instituto su intención de acabar con la vida de su padre para poder así cobrar la herencia.

Acuciado por las deudas, subraya la acusación pública, el 13 de noviembre de 2017, sobre las 18:00 horas, A.N.C. inició una fuerte discusión con su progenitor, quien se encontraba en ese instante solo en el interior de la vivienda. En un momento de la disputa, el procesado fue a la cocina de la casa, se puso unos guantes de látex para no dejar huellas, cogió un cuchillo de 13,5 centímetros de hoja y se dirigió hacia su padre por la espalda para poner fin a su vida.

Según apunta la Fiscalía, el hijo asestó a su padre “al menos” ocho puñaladas en la zona de la espalda, el cráneo, el cuello y el pecho. El hombre falleció de un shock hipovolémico como consecuencia de las heridas sufridas.

Tras acabar con la vida de su progenitor, A.N.C. se cambió de ropa e introdujo en una bolsa de plástico de color gris la que se había manchado de sangre junto a las zapatillas, los guantes y el cuchillo empleado. Posteriormente, cuando iba camino a Comisaría, arrojó dicha bolsa en un contenedor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios