Mundo

Italia vota limitar los poderes del Senado

  • Renzi ha afirmado que dejará su cargo al frente del Ejecutivo si no consigue el apoyo para sacar adelante la reforma constitucional

Últimos preparativos para que los italianos acudan hoy a las urnas para votar sobre la consulta. Últimos preparativos para que los italianos acudan hoy a las urnas para votar sobre la consulta.

Últimos preparativos para que los italianos acudan hoy a las urnas para votar sobre la consulta. / maurizio brambatti / efe

Los partidarios dely del no en el referéndum que se celebra hoy en Italia hicieron hoy oír sus opciones a pesar del silencio que impone la jornada de reflexión y entre algunas alusiones a un fraude en el recuento.

El día de silencio que prevé la normativa comenzó con los ecos del cierre de campaña de la víspera, cuando el primer ministro, Matteo Renzi, pidió desde Florencia el apoyo a la reforma constitucional sometida a referéndum. Pero los medios de comunicación, escritos y en internet, continuaron en cierto modo la campaña con la difusión de los argumentos de quienes apoyan una reforma que el Gobierno considera vital para que el país avance y de los que la rechazan de plano. Los últimos sondeos, publicados la semana pasada, daban al no un porcentaje del 55% de los votos, diez puntos por delante del , aunque con hasta casi un 25% de los electores sin saber qué votarían. Renzi ha afirmado que dejará su cargo al frente del Ejecutivo si no consigue el apoyo necesario para sacar adelante una reforma constitucional histórica.

El referéndum llega en un momento de especial preocupación en la Unión Europea, donde el rechazo de la consulta en Italia puede abrir una crisis con enorme impacto para su futuro tras la victoria del Brexit (salida de la Unión) en el Reino Unido.

Los partidarios del voto afirmativo pudieron contar con el respaldo indirecto del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, después de que el portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz dijera que el líder, "hablando en general, apoya la agenda de reformas del primer ministro Renzi".

La reforma de la Constitución de 1948 planteada por el jefe del Gobierno italiano prevé entre otras cosas, el fin del "bicameralismo perfecto", que otorga las mismas competencias a la Cámara de los Diputados y al Senado, desde elaborar leyes a investir Gobiernos. La reforma excluye al Senado del proceso legislativo y lo reduce a ser una cámara de representación territorial con menos senadores, sin sueldo y designados, sin ser votados por los electores, entre miembros de juntas regionales y ayuntamientos, aunque con inmunidad parlamentaria.

"El no refuerza el Gobierno, sino a Italia", proclamó Renzi en el mitin de cierre de campaña en la florentina Piazza della Signoria, un lugar donde no se suelen permitir este tipo de manifestaciones. Y aunque tampoco se autorizan en el día de silencio electoral las que pidan el voto en uno u otro sentido, sí se pudo ver al ex primer ministro Silvio Berlusconi, quien en entrevistas difundidas en varios mediosmostró su rechazo a la reforma de Renzi e insinuó que en el recuento de votos puede haber fraude.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios