Enfoque BBVA

Abuelos y abuelas de una gran familia

  • Acogen a los ancianos más necesitados para poder atender sus necesidades materiales, afectivas y espirituales. Son las religiosas del Hogar de San José de Algeciras, donde viven 145 mayores.

Comentarios 0

En época navideña se refuerzan los gestos solidarios en torno a quienes están en circunstancias difíciles. Al aumentar el tiempo disponible, muchas personas deciden en estas fechas dedicar su tiempo, trabajo y esfuerzo a ayudar a los demás. En este sentido, el Hogar San José de Algeciras recibe estos días muchísimos ofrecimientos para colaborar: niños que se reúnen para cantar villancicos, amas de casa que dejan listo el puchero con antelación para poder llegar a tiempo de ayudar en el comedor o jóvenes que, antes de salir con los amigos a disfrutar del ambiente navideño, dediden visitar a los abuelos y abuelas de la residencia, escucharles y acompañarles. De este modo, el voluntariado en estas fechas bulle en esta residencia gestionada por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, orden fundada por Santa Teresa Jornet en 1873. Aquí viven 145 personas que por distintas circunstancias se han visto obligadas a acudir a las religiosas de esta congregación para garantizarse la cama o el pan. Pero las monjas también dan alojamiento, comida y calor a quienes esetán en la la más completa soledad.

Sor Benedicta, directora del Hogar San José, asegura que "acogemos a los ancianos y ancianas de pensiones más bajas, aquellos que tienen menos recursos, a mayores desamparados, tanto material como afectivamente". En muchos casos son abuelos y abuelas sin familia, que están solos; o bien, personas de muy avanzada edad que, aún no estando enfermos, requieren unos cuidados y atención permanentes. Estos últimos, "están protegidos por sus familiares pero, sin embargo, éstos no pueden dedicarles la atención que necesitan. Y aquí se la damos".

Trece religiosas, 42 trabajadores y un nutrido equipo de voluntarios hacen posible que el día a día de quienes viven en el Hogar San José sea lo más placentero posible, dentro de las limitaciones de este tipo de instituciones. Una de ellas, precisamente, la de la carencia de transporte, fue subsanada gracias a la intervención de BBVA, a través del concurso Territorios Solidarios, iniciativa por la que los empleados y empleadas del banco proponen la candidatura de proyectos que consideran susceptibles de ayuda económica y promueven su votación entre la plantilla. Son los llamados padrinos y madrinas, que ejercen como tales para cientos de ONGs.

En el caso que nos ocupa, Eva Alfaya, algecireña de 34 años y gestora comercial de BBVA en esta ciudad, fue la promotora de la idea de ayudar a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados para que adquirieran un medio de transporte adecuado que les permitiera recoger mercancías y hacer traslados a los hospitales en caso de que fueran necesarios. "Aquí gastamos hasta cien litros diarios de leche, de manera que imagine la cantidad de kilos de alimentos que necesitamos", asegura Sor Benigna, quien agradece enormemente a BBVA su dotación, así como "la ayuda de todos los que nos ayudan, que no nos sobran, pero tampoco nos faltan", bromea.

Para Eva Alfaya, toda implicación en este tipo de causas "es insuficiente", más aún teniendo en cuenta la trascendencia que tiene la misión de esta orden: "se hacen cargo de los abuelos que no tienen la suerte de tener una familia que los cuiden. Ellas hacen que estos ancianos que se encuentran solos pasen sus últimos años cuidados y amparados".

Y lo logran. La tristeza o el desamparo no encuentran aquí sitio. Por contra, la alegría y la convivencia fraternal enriquecen un día a día presidido por el amor. "Nos queremos muchísimo. Esto no es una residencia, es el hogar de una gran familia, donde todos nos sentimos parte de ella y donde todos disfrutamos de serlo", explica su directora. Para Eva, esta colaboración tampoco ha caído en saco roto: "Ha supuesto una gran satisfacción personal y el reconocimiento de que con un poco de cada uno se pueden lograr grandes cosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios