DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Empeños y venta de patrimonio para pagar las facturas "La gente no se ha recuperado de una crisis cuando nos hemos metido en otra"

  • Enrique Moraza, titular de un negocio de compra venta, explica que se ha disparado la venta de joyas y obras de arte ante la necesidad de liquidez de las familias

Enrique Moraza, a las puertas de su negocio de compra de oro en El Puerto de Santa María. Enrique Moraza, a las puertas de su negocio de compra de oro en El Puerto de Santa María.

Enrique Moraza, a las puertas de su negocio de compra de oro en El Puerto de Santa María. / Andrés Mora

La pandemia que nos ha golpeado de una forma tan atroz, volviendo del revés nuestras vidas, ha tenido como una de sus consecuencias la caída en picado de los ingresos para muchas familias.

Propietarios de negocios, pequeños empresarios y personas de toda condición se han quedado, de la noche a la mañana, sin dinero para los gastos más elementales del día a día.

Uno de los negocios que más está notando esta situación de crisis aguda es el de la compra venta de oro y antigüedades, un negocio que conoce bien Enrique Moraza, quien regenta desde hace seis años la tienda 'Compro oro y plata Puerto, ubicada en la avenida de la Constitución, en El Puerto de Santa María.

"La gente necesita dinero de forma urgente y vender oro es la manera más rápida de conseguirlo"

Enrique ve como cada día acuden a su tienda personas de todo tipo y condición, con el objetivo de conseguir dinero de forma urgente. "Ahora mismo la forma más rápida de conseguir dinero es acudir a la venta de oro o a los empeños. Hemos salido de una crisis y nos hemos metido en otra, la gente no se ha recuperado", explica este empresario.

Entre los clientes de Enrique hay de todo: empresarios, asalariados, gente que va tirando, afectados por un ERTE... gente que en muchas ocasiones no tiene para comer. "Muchas de estas personas tienen patrimonio, pero no tienen dinero en la mano, no tienen liquidez", explica Enrique.

Ya en la anterior crisis, la de 2008, muchas familias recurrieron a la venta de oro y otras joyas para poder subsistir, de manera que ahora algunas de estas mismas personas acuden para vender ya lo que les quedaba, los objetos con mayor valor sentimental, de los que no se desprendieron antes. Enrique cifra hasta en un 80% la venta de oro durante la crisis de la pasada década, con los que muchas familias venden ahora lo que no vendieron entonces.

En estos momentos la tendencia al alza es la venta, más que el empeño, sobre todo porque el oro, al igual que ocurrió durante la anterior crisis, tiende a subir.

Algunos de los objetos de oro que han llegado recientemente a la tienda. Algunos de los objetos de oro que han llegado recientemente a la tienda.

Algunos de los objetos de oro que han llegado recientemente a la tienda. / Andrés Mora

Como es de suponer, este empresario afincado en El Puerto ve a diario dramas de todo tipo. Personas  que se ven obligadas a desprenderse de algunos de sus objetos más preciados para poder comer. Es triste, pero como él mismo dice "hay prioridades y lo primero es lo primero".

También a consecuencia de esta pandemia, y a consecuencia del elevado número de fallecimientos que se está registrando, son muchas las familias que optan por vender antigüedades o piezas de valor heredadas, como pinturas de alta época y mucha orfebrería de plata. Enrique regenta también en Jerez una galería, NM Gestión de Arte, que trabaja estos días sobre todo comprando este tipo de objetos, que en su mayoría vende después a través de Internet. "Son bienes de los que las familias se pueden desprender, caprichos que en estos momentos son prescindibles para estas personas", explica el empresario.

Y es que son muchas las familias, algunas de casas importantes, que están recurriendo a la venta de este tipo de objetos para poder pagar las facturas. "Esta crisis nos ha golpeado a todos, ricos y pobres", insiste.

En cuanto a la salida que puedan tener en estos momentos estos objetos, Enrique explica que incluso con la crisis mundial que padecemos hay coleccionistas a lo largo y ancho del mundo interesados en adquirir este tipo de enseres, siempre de forma on-line. Más difícil resulta ahora dar salida al oro que se vende en las tiendas, ya que quien más quien menos tiene en estos momentos poco margen de maniobra. "igual que compramos todos estos objetos, los tendremos que vender" -explica Enrique-, aunque sabe que para ello habrá que esperar a que vengan tiempos mejores. Confiemos en que podamos salir cuanto antes de esta situación", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios