vuelta al cole A partir del 12 de septiembre se acaban las vacaciones para los más pequeños

La venta de libros de texto ya no es un negocio rentable

  • La competencia desleal de algunas AMPAS ha hecho que muchas papelerías de la ciudad dejen de venderlos y se dediquen exclusivamente a la venta de material escolar

Empieza septiembre y con él arranca la cuenta atrás para que cientos de escolares portuenses vuelvan a las aulas de los niveles educativos obligatorios de Primaria y Secundaria. Por su parte, los estudiantes de cursos de educación no obligatoria como Bachillerato y cursos de ciclos medios y superiores comenzarán una semana después. En estos días muchas familias van adquiriendo los diferentes libros de texto de cada uno de los cursos en los que sus hijos están matriculados y se va adquiriendo también todo el material necesario como mochilas, cuadernos, bolígrafos y un largo etcétera.

A pesar de la fuerte crisis económica que está padeciendo el país, lo cierto es que las papelerías de la ciudad no han notado un gran descenso en las ventas. El cheque-libro que aprobó la Junta de Andalucía hace varios años ha hecho que la educación no suponga ya un gasto tan elevado para las diferentes familias. Pero ha sido esto precisamente lo que ha ocasionado el malestar entre las papelerías, debido a los problemas de cobro que existen por parte de los colegios.

El cheque-libro es el dinero que la Junta de Andalucía da a los colegios para que éstos lo repartan entre los padres a través de un documento que recoge la lista de los libros que necesitan el alumno escolarizado. El problema que alegan las papelerías es la tardanza con la que cobran las facturas, sobre noviembre o incluso diciembre. La Junta de Andalucía ingresa el dinero en las cuentas de los colegios hacia el mes de octubre y luego, sobre noviembre, éstos pagan las facturas a las diferentes papelerías. Se siguen vendiendo libros de Infantil, Bachillerato y demás cursos superiores (dado que el cheque-libro no los cubre), pero los demás libros se van reutilizando de un año hacia otro, y así hasta cuatro años. Entonces, las papelerías sólo venden los libros de la Educación Obligatoria cuando se van modificando (este año primero y tercero de ESO se renuevan).

Además, muchas papelerías se quejan de la competencia desleal de algunas Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAS). Éstas encargan los libros directamente a la editoriales por un precio más bajo. Muchos colegios también optan por encargar y vender ellos mismos el material escolar haciendo que diferentes papelerías vean reducidas así sus ventas.

Como consecuencia a todos estos contratiempos, muchas papelerías portuenses han optado por no vender libros de texto y sólo venden material escolar. Sin embargo, son muchos los ciudadanos que optan por la reutilización y por la compra en bazares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios