El Puerto

La rotura de cristales deja parte de la flota de autobuses inutilizada

  • La oleada de actos vandálicos ha mermado un coche por línea. Los vehículos han quedado depositados en las instalaciones de la empresa GDF a la espera de reparación

La rotura de varias lunas y cristales de los autobuses urbanos ha dejado inutilizados al menos siete de los coches de esta flota de transportes públicos, según ha comunicado la empresa GDF, concesionaria del servicio.

Las roturas se produjeron ayer distribuidas en distintos puntos de la geografía portuense, casi todas ellas a primera hora de la mañana y en un intervalo de apenas treinta y cinco minutos.

Según ha podido saber este periódico el primer acto vandálico se registró a las 6.55 horas, en la carretera de Fuentebravía, cuando a la altura de Burger King fueron alcanzados los cristales de un autobús que circulaba en dirección El Puerto, con pasajeros en su interior. Según fuentes de la concesionaria se rompieron dos cristales por el impacto de una bola de acero. La segunda rotura fue también temprano, a las 7.05 en la barriada Luis caballero, cuando un objeto contundente alcanzó un cristal del lado derecho de otro autobús, produciendo otra luna rota. Cinco minutos después, otra bola de acero rompió el cristal lateral izquierdo de otro autobús que salía del Centro Comercial El Paseo para incorporarse a la antigua N-IV, haciendo añicos la luna.

Eran las 7.15 de la mañana cuando en la confluencia de la calle Valdés con San Bartolomé otra bola de acero lanzada desde la plaza Enrique Bartolomé, partió la luna trasera completa de un microbús, en cuya parte de atrás viajaban un pasajero y una mujer que por fortuna no resultaron heridos. El quinto ataque vandálico se registró según la misma fuente a las 7.20 horas a la entrada de las prisiones (Puerto II), resultando afectado por el lanzamiento de un objeto contundente otro cristal trasero derecho. Cinco minutos antes de que el reloj marcase las 7.30 horas, en la rotonda de entrada a Carrefour fue alcanzado el cristal lateral izquierdo de otro autobús, que también se rompió a causa del impacto. Los autobuses afectados por estos actos de vandalismo denunciados en la Comisaría de Policía, han quedado paralizados en la cochera de la concesionaria GDF, a la espera de su reparación, lo que llevará al menos dos semanas.

Esta oleada de rotura de cristales viene a coincidir con el conflicto laboral existente en el seno de la empresa de autobuses, y se produjo al amparo de la oscuridad.

Esta es la cuarta oleada de vandalismo contra los autobuses, y se suma a la registrada el día 9 de febrero (4 cristales rotos); el 17 de marzo (3 cristales destrozados); y el 27 de marzo ( 7 lunas rotas), también a consecuencia del impacto de objetos contundentes.

El parque de autobuses urbanos suma 22 vehículos, de los cuales ocho de ellos están afectados por la rotura de cristales e inmovilizados en las cocheras. El servicio ha experimentado la merma de un autobús por línea, lo que según la empresa ha obligado a modificar los horarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios