Comercio

La rehabilitación del mercado de La Concepción: un proyecto aún sin fecha

  • Aunque ya existe un diseño, Comercio asegura que no tiene presupuesto para iniciarlo

  • Por el momento, desde la Concejalía estudian otras vías y actividades para mantener la vida de la plaza

Imagen de una de la entrada del Mercado de la Concepción por La Placilla. Imagen de una de la entrada del Mercado de la Concepción por La Placilla.

Imagen de una de la entrada del Mercado de la Concepción por La Placilla. / Andrés Mora

Día 24 de abril del 2019. Faltan 32 días para el 26 de mayo (día de las elecciones municipales). Los placeros se organizan, cierran sus puestos durante una hora y salen a la calle a manifestarse por segunda vez a la puerta del Ayuntamiento pidiendo una solución al problema que viven en el mercado de La Concepción (donde se necesita una reforma urgente).

Esta fue la última noticia que este medio recogió sobre el tema. En aquel momento, los placeros de Acodema reivindicaban tres cosas: ser escuchados e informados sobre el proyecto y el presupuesto, que se cumpliera el calendario de acción establecido y que tras las elecciones -saliera el partido que saliera-, el proyecto no cayera en el olvido. De eso, hace ya casi un año. Y ahora un nuevo episodio se suma a esta larga historia ya que la Concejalía de Comercio -tras un cambio de partido en el Equipo de Gobierno- asegura que no puede fijar aún una fecha para llevar a cabo la tan ansiada rehabilitación.

“Somos conscientes de las necesidades que tiene el mercado, pero también hay que se conscientes de que no hay ninguna partida del presupuesto reservada para esta obra”, ha asegurado a este medio la Concejala de Comercio, Blanca Merino. “Tenemos un proyecto, pero no es tan fácil realizar una obra teniendo en cuenta que también hay que reubicar a los placeros en otro lado, por ejemplo una carpa, con las consiguientes medidas que te exige Sanidad. Al final una obra de un millón de euros se te dispara. Y lo que sí que tengo claro es que no voy a dejar ninguna obra a la mitad”.

La concejala de Comercio, Blanca Merino, junto a dos de los placeros mostrandoles los nuevos toldos. La concejala de Comercio, Blanca Merino, junto a dos de los placeros mostrandoles los nuevos toldos.

La concejala de Comercio, Blanca Merino, junto a dos de los placeros mostrandoles los nuevos toldos.

En este sentido, la concejala asegura que “hay que ser realistas” y que no quiere prometer algo que luego es muy difícil cumplir “porque está en juego la vida y el pan de muchas familias”. No obstante, “esto tampoco es ninguna excusa para no seguir trabajando”, por lo que desde el área se encuentran actualmente en la búsqueda de otras posibles soluciones que resuelvan el problema. “Esto no quiere decir que el proyecto esté ya descartado. Pero sí hay que tener en cuenta que estamos analizando otras opciones y vías que no son tan llamativas pero que tendrían otras ventajas, como puede ser menos presupuesto o la posibilidad de trabajar en pequeñas fases que permita a los placeros continuar allí sin tener que desplazarlos y pagar una carpa”, explica Merino. Y para ilustrarlo, pone como ejemplo algunas de las últimas acciones que han llevado a cabo, como la colocación de toldos en puestos vacíos, la instalación de nuevas luces led (para la que ya se han tomado medidas en el propio mercado) o la organización de ferias de muestras (mientras se sacan a licitación los puestos vacíos) donde pequeñas empresas puedan instalarse “siempre durante un tiempo determinado y con productos que no hagan competencia a los puestos de allí”.

Aunque lógica y comprensible, esta noticia ha sido un verdadero palo para muchas personas, especialmente para los placeros , que son los verdaderos protagonistas de esta historia. A día que pasa, pierden los ánimos ya que no sacan nada en claro, sólo ven a compañeros que echan el cierre definitivo, no ven mejorar la situación y tampoco saben cómo actuar ni que decisión tomar. Según ellos, la última noticia que conocen es que la Concejalía estaba mirando el tema de la reubicación en una carpa, pero tampoco les extraña que “sigan con los lavaitos de cara”. Al fin y al cabo, lo que sí quieren ya son soluciones definitivas. “Que hagan la obra y si no la hacen que saquen ya a licitación los puestos vacíos”, explica un grupo de ellos. “Que hablen claro y tomen una decisión porque muchos de aquí necesitan reformar sus puestos y no se van a gastar 10.000 euros ni 12.000 euros para que luego lleguen y digan que van a construir un mercado nuevo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios