Memoria Histórica

Inician prospecciones en el cementerio de El Puerto para buscar la fosa de los represaliados

  • El procedimiento ha comenzado a instancias del familiar de un preso que pasó por el Penal, cuyo cuerpo podría estar en el enterramiento común

  • Un arqueólogo trabaja para localizar las inhumaciones en base a los sondeos realizados por un georradar

La prospección abierta en el cementerio municipal para tratar de localizar la fosa común en uno de los lugares indicados por el georradar. La prospección abierta en el cementerio municipal para tratar de localizar la fosa común en uno de los lugares indicados por el georradar.

La prospección abierta en el cementerio municipal para tratar de localizar la fosa común en uno de los lugares indicados por el georradar. / Andrés Mora

Una de las mayores incógnitas respecto a la memoria histórica de los represaliados en El Puerto durante la guerra civil y la posguerra es dónde están sus cuerpos. Son varias las localizaciones que se han dado sobre las personas que fueron víctimas de los fusilamientos y la represión en aquella etapa trágica de la historia de España. Al estar en la ciudad la Prisión Central (el tristemente famoso Penal de El Puerto), no sólo estuvieron recluidos entre sus muros presos de la provincia de Cádiz, sino de otras partes de Andalucía y de todo el país.

En el Penal se inauguró el día 15 de marzo pasado el Memorial a las Víctimas Republicanas, con la asistencia de políticos y familiares de represaliados, algunos de avanzada edad, que desconocen el lugar donde fueron enterrados algunos de sus parientes cercanos.

A finales de 2018 se recibió en la Junta de Andalucía una petición de un particular que tenía conocimiento de que un familiar había sido represaliado en el antiguo Penal, cuyo cuerpo nunca apareció. Como recoge la Ley de Memoria Histórica, la Junta de Andalucía puso en marcha el protocolo establecido, pasando el expediente a la Diputación Provincial de Cádiz.

El primer nivel, de beneficencia, deberá ser retirado para acceder a un segundo estrato. El primer nivel, de beneficencia, deberá ser retirado para acceder a un segundo estrato.

El primer nivel, de beneficencia, deberá ser retirado para acceder a un segundo estrato. / Andrés Mora

En la memoria escrita y hablada de varios portuenses que perdieron a sus padres siendo niños, siempre se habló de la existencia de una fosa común en el Cementerio, donde fueron enterradas estas víctimas republicanas.

En diciembre de 2018, técnicos de la Universidad de Cádiz (UCA), equipados con un georradar, realizaron una serie de sondeos en los pasillos de tierra del cementerio, para tratar de localizar el lugar donde está la fosa común de los represaliados, que cuentan incluso con un monolito específico a su memoria en el camposanto.

Elaborado el informe, este fue trasladado a las instancias pertinentes y hace unos días, el Foro por la Memoria Histórica de El Puerto recibió la noticia de que se iniciaban los sondeos.

Un antropólogo visitó este viernes la excavación para evaluar el alcance real de lo encontrado

Las prospecciones están dirigidas por el arqueólogo Jesús Román. En una primera excavación, efectuada en el lugar donde el georradar localizó un enterramiento masivo, el sondeo arrojó resultados negativos en relación a la búsqueda que se estaba realizando, y aunque aparecieron algunos enterramientos no se pudieron relacionar con la fosa de triste memoria.

A finales de la semana pasada los operarios y el arqueólogo, dirigieron la excavación hacia otro de los puntos fijados en el georradar, situado también en el primer patio del cementerio municipal, en el cual se ha barajado que está la fosa común donde se encuentran los restos de los represaliados.

Este segundo intento de localización, realizado en el tercer pasillo, una vez pasada la capilla, es una prospección de un metro y medio de ancho por dos metros de longitud y una profundidad de 1,40. Tiene la peculiaridad de que la fosa que se ha hallado está rodeada por unas hileras de adoquines blancos que actúan como delimitación. El pasado jueves, los indicios apuntaban a la posibilidad de que se haya localizado el lugar donde fueron depositados los fusilados republicanos de la guerra civil y la posguerra, por lo que se aguardó a la llegada de un antropólogo, que ayer viernes analizó el lugar y los restos humanos aparecidos.

El dictamen del antropólogo, Juan Manuel Guijo Mauri, contratado también por Diputación, determinó que para poder acceder al nivel donde están los restos humanos que pueden corresponder a los represaliados es necesario retirar inhumaciones de un estrato superior. En concreto, tres cuerpos de niños y un adulto que fueron enterrados por la beneficencia. Cuando se retiren, se podrá saber si el siguiente estrato corresponde a personas que murieron de forma violenta. Varios indicios apuntan a que dicho nivel de la fosa podría pertenecer a esta época dramática de la historia, como la existencia de cal solidificada y la posición desordenada de los cuerpos. Si a ello se uniera la aparición de lesiones en el cráneo de los allí enterrados, las dudas quedarían despejadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios