Plaza de Toros

Un grupo de personas con movilidad reducida se quedan sin toros por una avería en el ascensor de la plaza

  • Minutos antes del festejo la única opción posible era subir las sillas de rueda a pulso hasta el primer piso

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta. Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

Cuando en una corrida de toros la faena es buena, el torero sale a hombros por la Puerta Grande. Así ocurrió el sábado pasado en el regreso de Ponce. No obstante, lo que sí que no es habitual-ni lógico- es que los aficionados sean aupados a hombros al inicio de la tarde.

Así ocurrió el sábado pasado en la Plaza de Toros de El Puerto, donde un grupo bastante numeroso de personas con movilidad reducidas vieron que no podían acceder a sus localidades en la plaza por una avería en el ascensor. “Llevo 30 años en silla de ruedas y ya me espero cualquier cosa”, explica Manolo Astorga, uno de los afectados. “Pero lo que pasó el otro día me parece vergonzoso”.

Y es que no es para menos ya que la única solución que se ofreció por parte de la empresas consistía en  subir a pulso a los disintos afectados que iba desde personas mayores con bastón hasta personas en sillas de ruedas. No obstante, la polémica se agudiza más cuando comunican que ante el gran esfuerzo físico e inseguridad que suponía esta solución-tanto para los que realizarían el trabajo, como para los afectados- todas las personas con poca movilidad serían alojadas en el primer piso, mientras que sus acompañantes tendrían que subir a la segunda planta por falta de espacio.

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta. Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

“En mi caso decidí irme a las 18:00 horas para tomarme algo tranquilo y entrar sin prisas. A las 19:30 aproximadamente me dicen que no puedo subir porque el ascensor está averiado, y me dicen que la solución es que me cojan y me suban un chico por la cabeza y otra chica por los pies”, explica Manolo. “Evidentemente dije que no, porque no me fío con la pendiente que tiene esas escaleras. Al final me fui a mi casa. Siempre hay tiempo para pasar un mal rato”.

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta. Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

Imagen facilitada por uno de los afectados, donde se puede ver a un usuario remolcado por las escaleras para poder subir a la primera planta.

Sin embargo, este no fue el único obstáculo de la tarde ya que a la hora de aparcar Manolo lo tuvo también complicado ya que la carpa que ha sido instalada en las inmediaciones de la plaza ocupa tres plazas habilitadas para personas con movilidad reducida.

Por el momento Manolo tiene entradas para el próximo festejo que será el viernes. Aún a día de hoy no sabe qué impedimentos se encontrará ni lo que ocurrirá. Por su parte Reymar, la empresa que gestiona la plaza,  ni Ayuntamiento han dado ninguna explicación. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios