Teresa Rabal. Actirz, cantante y presentadora de televisión

"Mis padres me enseñaron a tener respeto por el propio trabajo"

  • La artista estará en la ciudad con su espectáculo circense hasta el próximo 10 de julio

Teresa Rabal llega a El Puerto para deleitar a jóvenes y mayores con un espectáculo circense prometedor y cargado de novedades. El circo, ubicado en la explanada del Monasterio de La Victoria, estará en la ciudad hasta el próximo 10 de julio, y en él, los asistentes podrán disfrutar de canciones infantiles de toda la vida, trapecistas rusos, payasos, acróbatas, magos, teatro y un sin fin de sorpresas que harán que los padres revivan su infancia junto a los más pequeños.

-¿Es la primera vez que actúa en El Puerto?

-No. Pero hace muchos años que no venía por aquí. Estuve hace ya mucho tiempo en la Plaza de Toros, luego vine con el circo, pero sí es cierto que hace mucho que no piso esta ciudad.

-La gira del Nuevo Circo de Teresa Rabal empezó en 2009 y ha visitado ya numerosas ciudades de la geografía española.

-Sí, la gira comenzó en 2009. Pero realmente con este espectáculo debutamos en Madrid en Navidades. Estuvimos cuatro meses y medio, y fue un exitazo grandísimo, tanto es así, que este año volvemos otra vez a Madrid por Navidades. Después comenzó la gira por Andalucía, que tenía muchas ganas, y hemos hecho ya Sevilla, Huelva, Cádiz y luego ya pasamos a Málaga.

-¿Qué ofrece este circo al público?

-Es un circo muy diferente, no es un circo tradicional, al uso. Tiene números de circo, trapecio, payasos, magos, lo único que no tiene son animales, pero el resto todo. No tiene animales porque es una cuestión muy particular, y me parece que tienen que estar en su hábitat y hacer lo que su propia naturaleza les pida. Pero hay animales de peluche. Todo ello va mezclado con la música, con canciones que rememoran la infancia de los padres actuales, y no existe la figura del locutor, porque la música es el hilo conductor. Es un circo muy personal y muy diferente. La verdad es que a la gente le vuelve loca, porque es eso, un espectáculo muy diferente.

-Gran parte de su vida la ha dedicado a trabajar con el público infantil. ¿Qué le aporta?

- Uff, muchas cosas. Primero creo que estoy cubriendo un hueco bastante importante que está dejado un poco de la mano de los adultos. Me parece que el niño no sólo es merecedor, sino que son necesarios espectáculos musicales adecuados para ellos, programas de televisión adecuados para ellos, y el público infantil a mí me aporta muchísimo. Me parece que es el mejor momento de lo que conforma mi trabajo, el momento de estar en contacto con ellos.

-Algunos piensan que el mundo del circo está en crisis.

-Está en crisis España, no el mundo del circo. ¿Qué es lo que no está en crisis? Pero bueno, uno tiene que adaptarse a la crisis, tratar de poner precios asequibles al público y ofrecer un buen espectáculo. Con todo eso se va uno defendiendo.

-En el Nuevo Circo de Teresa Rabal canta canciones que han pasado ya por varias generaciones de niños. ¿Cuál es la clave del éxito?

- Yo creo que trabajar con respeto para los niños. También, las canciones son muy adecuadas para ellos, y trabajar con verdad. Pienso que es el único secreto y si no, no lo conozco.

-¿Los jóvenes talentos de hoy lo tienen más difícil para dar el salto a la fama?

- Sí, yo creo que sí. Las cosas están bastante más difíciles. Están más difíciles, primero, porque ha dejado de respetarse la profesionalidad, hay un famoseo de gente que no ha hecho nada en la vida que no se conocía antes. Por ello, a la gente que tiene unos valores le cuesta más, porque tiene que romper con ese famoseo.

-Es usted hija de Paco Rabal y Asunción Balaguer, dos grandes actores del panorama del cine español. ¿Que ha aprendido de sus padres?

- Todo. Yo comencé en el teatro y en el cine cuando era muy jovencita y en ellos tuve unos grandes maestros, no solamente a la hora de actuar, sino también me enseñaron a tener respeto por el propio trabajo.

-Asunción Balaguer ha demostrado ser una mujer muy luchadora, con 85 años sigue al pie del cañón. ¿Pretende seguir su estela?

- Sí. Mis padres se murieron con la camisa puesta, como se dice, y yo pretendo hacer lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios