Crisis en la cúpula policial El jefe provisional de la Policía Local de El Puerto acusa de 'mobbing' a la concejala

  • El subinspector Juan Carreto ha pedido amparo al alcalde, Germán Beardo

El jefe provisional de la Policía Local de El Puerto, a la derecha, en una imagen de archivo. A la izquierda de la imagen, Rafael Muñoz El jefe provisional de la Policía Local de El Puerto, a la derecha, en una imagen de archivo. A la izquierda de la imagen, Rafael Muñoz

El jefe provisional de la Policía Local de El Puerto, a la derecha, en una imagen de archivo. A la izquierda de la imagen, Rafael Muñoz

La polémica creada en la cúpula de la Policía Local de El Puerto continúa. Tras la reciente baja solicitada por el intendente Rafael Muñoz Leonisio, tras su polémica a cuenta de los insultos dedicados al Gobierno central en su muro de Facebook, y sus posteriores disculpas públicas, ahora el siguiente capítulo llega de la mano de su sustituto provisional al frente del Cuerpo, el subinspector Juan Carreto Vega.

Este subinspector, que lleva apenas una semana al frente de la Policía Local (al ser el mando de mayor rango y más antigüedad tras Leonisio) ha remitido un escrito de amparo al alcalde, Germán Beardo, poniendo en su conocimiento una serie de quejas sobre la actitud de la concejala de Seguridad, Marina Peris, hacia su persona.

Del escrito se ha hecho eco su sindicato, el SPPME -con apenas dos afiliados en la Jefatura portuense- y según el representante de sindicato "mi representado lo está pasando realmente mal. Esta señora le envía wassaps a cualquier hora del día y correos, con una prosa bastante peyorativa y una redacción nada propia de lo que se espera de quien ostenta un cargo público del nivel del que hoy ocupa la señora Peris. Ha intentado anular profesionalmente al señor Carreto, e incluso se ha tomado atribuciones que no le corresponden, como la de dar órdenes directas a los policías sin respetar el conducto reglamentario y la jerarquía establecida por el Reglamento de Organización y Servicios de la Policía Local, y ha llegado a abrir un expediente de Información Reservada a mi representado", asegura el portavoz del sindicato.

Desde el SPPME continúan señalando que "el señor Carreto nos solicita que estudiemos este caso y tomaremos las acciones oportunas, como el traslado de los hechos al departamento jurídico a fin de comprobar si pudiésemos estar ante un presunto delito de acoso laboral (mobbing). También hacemos un llamamiento a las asociaciones de vecinos de nuestra ciudad para que se pronuncien en favor de Juan Carreto Vega, pues de todas ellas es conocida su ejemplar trayectoria y profesionalidad y su implicación en los problemas diarios de los vecinos de la localidad como Policía Local desde hace muchos años", señalan.

Hay que recordar que Juan Carreto es un agente muy conocido en El Puerto, donde ha protagonizado varias polémicas desde los tiempos de Hernán Díaz. Carreto está casado con la ex-concejala de Independientes Portuenses, primero, y Ciudadanos en su última etapa, Silvia Gómez, que durante un tiempo fue también concejala de la Policía Local.

"Son policías, no son matones", le dijo la concejala a Carreto

En el escrito de amparo remitido al alcalde Juan Carreto expone el contenido de algunos de los wasaps recibidos de Marina Peris, en los que entre otras cosas la edil popular le recuerda que los policía locales "no son matones" y le pide que no haga cambios en las cuestiones relacionadas con los recursos humanos de la Jefatura.

Según señala Carreto es su escrito "en mis casi cuarenta años como mando del Cuerpo de la Policía Local jamás ningún miembro de la Corporación municipal se ha dirigido a mí en términos tanvejatorios y menospreciativos", y recuerda que como funcionario tiene derecho "al respeto de su dignidad en el trabajo, especialmente frente al acoso moral y laboral. ¿Cómo puede la señora teniente de alcalde emplear tan a la ligera el término 'matones' al referirse a la forma de actuar de los policías que prestaban servicio? Si ella personalmente observó cualquier conducta reprochable en la actuación de estos agentes, la forma correcta de proceder hubiese sido dar cuenta por escrito al alcalde para que se procediese a depurar las responsabilidades disciplinarias o penales a las que hubiese lugar, en su caso. Pero nunca emplear esas descalificaciones tan a la ligera", insiste.

Los hechos que motivaron esta apreciación por parte de la concejala tuvieron lugar en Puerto Sherry y fueron objeto de una queja ciudadana, por la actuación de los agentes.

También se pregunta Carreto, en su escrito de amparo presentado al alcalde, "¿cómo puede la  teniente de alcalde ordenarme que me mantenga al margen de los recursos humanos del Cuerpo? Eso es tanto como pedirme que no cumpla con mis funciones reglamentarias. ¿Quizás pretende convertirme en un simple objeto de adorno dentro del Cuerpo?", se pregunta.

Finalmente, lamenta Carreto que la edil utilice el término "amenazar" para referirse a unos cambios que pretendía introducir en los cuadrantes de turnos, una vez se le nombró jefe accidental, el pasado 1 de junio, conducta que le reprochó la concejala.

Marina Peris, por su parte, se ha limitado a señalar que su único interés es "velar por la plantilla" y procurar que los agentes estén motivados, sobre todo después de una etapa tan dura en la que los agentes, con motivo del Estado de Alarma, no se han cogido ni un solo día libre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios