Aniversario de un Documento Histórico

El acta fundacional de El Puerto se muestra de nuevo 30 años después

  • El Archivo Histórico Municipal exhibe la Carta Puebla, donde se recogen los privilegios que concedió Alfonso X en 1281 para repoblar la ciudad

  • Unos 100 visitantes acuden a conocer el documento, fechado en el siglo XVI

La archivera Ana Becerra Fabra ofreció las explicaciones históricas sobre la Carta Puebla a los visitantes de la exposición. La archivera Ana Becerra Fabra ofreció las explicaciones históricas sobre la Carta Puebla a los visitantes de la exposición.

La archivera Ana Becerra Fabra ofreció las explicaciones históricas sobre la Carta Puebla a los visitantes de la exposición. / Andrés Mora

Comentarios 1

Hacía más de 30 años que la Carta Puebla no salía del armario donde está depositada, en el Archivo Histórico Municipal. La última vez que lo hizo fue en la década de los años 80, con motivo de la conmemoración del 700 aniversario de su otorgamiento por el rey Alfonso X El Sabio. Ayer lo volvió a hacer y durante toda la jornada estuvo expuesta de manera excepcional en la antigua biblioteca de los jesuitas, en el edificio de San Luis Gonzaga, donde tiene su sede la Concejalía de Patrimonio Histórico y están depositados los documentos de mayor importancia para la historia de El Puerto.

La Carta Puebla se puede considerar el acta fundacional de El Puerto, pero es mucho más que eso: es un texto foral propio, que recoge una serie de privilegios, exenciones de impuestos y franquicias económicas, autonomía administrativa, permisos para practicar el corso, licencia para nombrar alcaldes de la villa y del mar e incluso jueces. Una serie de ventajas en toda regla, pensadas hace 737 años para incentivar la repoblación “sobre nuevas bases” de la antigua alquería musulmana de Alcanate, que se había quedado sin gente y comenzó a ser conocida a partir de entonces como Gran Puerto de Santa María. El objetivo fue por lo tanto “hacer de El Puerto una gran ciudad marítima y comercial”, según recoge el texto explicativo de la exposición.

Leyendo el documento y salvando las distancias se diría que el problema de despoblamiento que tenía la ciudad era similar al que existe actualmente en algunas zonas del casco histórico, aunque las causas no fueran las mismas, ya que aquello se debió a la destrucción y saqueo de los benimerines, que se había producido en 1277, es decir cuatro años antes de la concesión de la Carta Puebla por el Rey Sabio el 16 de diciembre de 1281.

El documento que ayer se mostró en el Archivo Histórico Municipal es una copia datada en el siglo XVI, una de las dos únicas que se conservan (la otra está en el archivo de Medinaceli y es de principios del siglo XV), y que reproduce el contenido del original, el cual fue redactado en Sevilla y no se conserva, o al menos se desconoce dónde se encuentra. Las crónicas describen el original como un documento de gran belleza y elegancia en su forma y contenido, como correspondía a un privilegio real de un monarca que sintió una especial predilección por El Puerto, y cuyas Cantigas de Santa María estuvieron inspiradas, en la Virgen de los Milagros. Tal como recoge la historiadora y archivera Ana Becerra Fabra, en la Carta Puebla “puede observarse su carácter devocional a la Virgen Santa María del Puerto, la imagen milagrosa conocida también como Nuestra Señora de los Milagros, pues en la invocación aparece además de la Santísima Trinidad, la Gloriosa Virgen María. No en vano, Alfonso X mandó levantar un santuario, actual Castillo de San Marcos, dedicado al culto a Santa María del Puerto”.

De esta forma, durante todo el día de ayer, unos 100 escolares de diferentes centros de enseñanza, visitantes a título particular, historiadores e investigadores, pudieron conocer este privilegiado fragmento de la historia de El Puerto, una copia del documento escrito en castellano antiguo, recogida en dos hojas y media, que a pesar de no ser muy extenso, tuvo una importancia capital para que castellanos, leoneses, portugueses, y comerciantes de los reinos de Francia, Inglaterra y Aragón, de Marsella, Génova, Pisa o Venecia, se asentaran en El Puerto e hicieran prosperar la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios