Urbanismo

“¿Quién nos protege a nosotros del árbol?”

  • Un ficus gigante causa problemas a los vecinos de Vallealto

  • A pesar del potencial peligro de incendio, no se puede hacer nada con el ejemplar por estar protegido

Actualmente, la copa del árbol ocupa varias parcelas de la calle. Actualmente, la copa del árbol ocupa varias parcelas de la calle.

Actualmente, la copa del árbol ocupa varias parcelas de la calle. / Andrés Mora

El 31 de marzo de 2011 el Ayuntamiento reunido en Pleno aprobó el Inventario de árboles singulares del Puerto de Santa María un documento -redactado con la ayuda de Ecologistas en Acción e impulsado por la Consejería de Medio Ambiente- donde 66 ejemplares de distinta especie de la ciudad ( que fueron denominados como “árboles singulares”), pasaron a estar totalmente protegidos y conservados, “sin que puedan ser destruidos o desplazados de su situación actual”. En la introducción de dicho documento también quedaba recogida la premisa de que “en los suelos vinculados se deberán realizar las actuaciones necesarias para evitar riesgos de erosión, incendio o cualquier otro que pueda poner en peligro la buena conservación del elemento inventariado”.

Desde que esto fue redactado, han pasado ya ocho años. Y al final, siempre pasa lo que suele ocurrir con estas cosas: del dicho al hecho hay un trecho. Y si no, que se lo discutan a los vecinos de la calle Barbecho, en Vallealto, quienes desde hace varios años tienen que convivir con un ficus de grandes dimensiones -y que ya está fuera de control- que les está trayendo por la calle de la amargura.

Imagen actual del techo de la casa de Concha García. Imagen actual del techo de la casa de Concha García.

Imagen actual del techo de la casa de Concha García. / Andrés Mora

“Esto es ya insoportable”, asegura Concha García, una de las vecinas que sufre directamente esta situación ya que su casa colinda con la finca donde está plantado este árbol. “Las raíces se están metiendo por debajo y taponan las cañerías, las bolitas que tiene no dejan de caer y lo ponen todo pringado. Aparte, se quedan todas apiladas en el techo y atascan los canalones. Ahora todo está más o menos bien, pero con la lluvia eso se queda ahí y al final me salen humedades”, explica esta vecina mientras señala las ramas que pasan por encima de la valla que comparte con su vecina y acaban sobre su tejado. El ejemplar en cuestión se trata de un Ficus macrophylla, o también conocido como Bayán Australiano o Higuera de Bahía Moretón, que está registrado en dicho catalogo con el código número 50.

Imagen de la farola que ha sido engullida por las ramas y hojas. Imagen de la farola que ha sido engullida por las ramas y hojas.

Imagen de la farola que ha sido engullida por las ramas y hojas. / Andrés Mora

Mientras Concha explica todo esto, sale al porche con su paso lento -propio de 84 años- y abre la puerta para salir a la calle. Allí desde la acera, con más perspectiva, se ve como la infinita copa verde, frondosa, y repleta de hojas casi roza los tiros de las chimeneas de su vecina; e incluso sobresale por el lado que da a la calle, ocupando parte de la vía y engullendo- literalmente- la luminaria de una farola. “Cualquier día esto sale ardiendo, o por la farola o por las chimeneas”.

Aunque Concha es una de las más perjudicadas -que lleva desde el año 2002 intentando encontrar una solución-, el resto de vecinos también coinciden en que el árbol debe tener algún tipo de mantenimiento. “Nosotros no queremos quitar el árbol, sólo queremos podarlo, pero eso es imposible porque al estar catalogado no puede tocarse ni una rama”.

La única solución posible es entrar de lleno en un limbo burocrático entre la Concejalía de Medio Ambiente (por eso de los árboles y las zonas verdes) y la Concejalía de Urbanismo (la que tiene que dar el paso de descatalogar este ejemplar para poder podarlo). Al cierre de esta noticia Diario de Cádiz tan sólo ha obtenido respuesta por parte de Medio Ambiente, donde su concejal Millán Alegre ha asegurado que “no tenemos ningún inconveniente en que el árbol se tale, pero eso una competencia de urbanismo. Ya hemos mandado un oficio dando cuenta de la situación para que se descatalogue. Una vez que esto sea así, no habrá problemas”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios