Aparcamientos

Los controladores de los parkings quieren una cita con el alcalde

  • Se muestran indignados por el despido de dos compañeros tras la apertura nocturna sin controlador en dos de los estacionamientos

Una imagen de los aparcamientos de Impulsa en la Bajamar. Una imagen de los aparcamientos de Impulsa en la Bajamar.

Una imagen de los aparcamientos de Impulsa en la Bajamar. / Andrés Mora

Los controladores de la empresa ESC, concesionaria de los aparcamientos Bajamar 1, Bajamar 2, Calderón y Pasarela, se sienten “indignados e insultados por la respuesta obtenida del alcalde, Germán Beardo, e Impulsa El Puerto en relación a la medida de eliminar el turno de noche en dos de los parkings, medida que ha supuesto ya el despido de dos compañeros”.

Según este colectivo “Beardo e Impulsa achacan los despidos a la necesidad de reducir costes por la bajada de ingresos en dichos turnos. Sin embargo, en estos momentos tanto Bajamar 2 como Calderón se encuentran funcionando en turno de noche sin controladores y sin la maquinaria necesaria para poder hacerlo. Esto supone que, de lunes a jueves, de once de la noche a siete de la mañana cualquier vehículo que se encuentre estacionado en dichos aparcamientos puede abandonar los mismos a coste cero”, explican los trabajadores, quienes añaden que “hace tres días que se dio luz verde al cierre nocturno y en este espacio de tiempo más de ochenta vehículos han abandonado estos dos aparcamientos sin necesidad de abonar su estacionamiento, por la ya citada ausencia de controladores y maquinarias”.

Por lo tanto, desde la plantilla aseguran que “es ahora cuando estos dos parkings están sufriendo graves pérdidas y para constatar este hecho existen documentos que lo demuestran”.

Los controladores han intentado contactar con el alcalde y presidente de Impulsa "de todas las maneras posibles, siendo rechazados todos los intentos”, y lamentan que “Germán Beardo ha respondido tan solo por redes sociales, una vez más mintiendo y dejando claro que gobierna para la galería y no para las necesidades del ciudadano”.

Por último, destacan que “la empresa concesionaria firmó un contrato de veinticuatro horas diarias, viéndose reflejada una cláusula en la que se afirma que se podrán recortar horarios por motivos de pérdidas. Esas pérdidas, por más que se empeñen alcalde e Impulsa en afirmar que sí, no han existido hasta el momento de la citada reducción horaria, por lo que están incurriendo en un delito de incumplimiento de contrato”.

“Una vez más exigimos a Germán Beardo, como máximo responsable de esta situación, que deje de mentir, de la cara, rectifique esta decisión tan absurda como dictatorial y que restablezca el servicio nocturno y readmita a los compañeros despedidos”, concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios