El Puerto

El albergue de Anydes necesita más personal para atender a los acogidos

  • El centro se defiende ante las críticas recibidas por el fallecimiento de un indigente en las calles de la ciudad

  • Los voluntarios son la ayuda principal que recibe esta asociación

La psicóloga del centro de Anydes, María Cañadillas, junto a la trabajadora social, Joana María Durán y dos voluntarias del centro. La psicóloga del centro de Anydes, María Cañadillas, junto a la trabajadora social, Joana María Durán y dos voluntarias del centro.

La psicóloga del centro de Anydes, María Cañadillas, junto a la trabajadora social, Joana María Durán y dos voluntarias del centro. / ANDRÉS MORA

Comentarios 1

En 1990 se constituyó la asociación y albergue Anydes, situado entonces en la avenida de Valencia, en la barriada de Las Nieves. Esta asociación pretende integrar en la sociedad a los diversos colectivos en riesgo de exclusión social y en especial, a las personas en situación de emergencia social, como pueden ser familias y personas que no tienen vivienda propia. Además, las instalaciones están disponibles para los exreclusos que pretenden integrarse, de nuevo, en la sociedad.

Su directora, Manuela Bautista, afirma que "hay personas que cumplen aquí su libertad condicional o su permiso de prisión, además de los casos de emergencia social que abordamos cada día en estas instalaciones".

"Los políticos no nos ayudan lo suficiente para atender a los acogidos del albergue"

Cabe recordar que Anydes tiene una vinculación directa con el área de Bienestar Social del Ayuntamiento, pero las voluntarias y la propia directora afirman que muchas veces se sienten desbordados ante los escasos recursos que la administración aporta. "No tenemos ninguna queja de los trabajadores sociales que acuden del área de Bienestar, pero los políticos se implican bastante poco en esta labor que consideramos tan importante", opinó la directora del centro.

En este albergue los acogidos pueden pasar hasta tres días, como máximo, en las instalaciones. Una vez concluido este tiempo, los trabajadores sociales del centro se ponen en contacto con otros albergues de la provincia de Cádiz para ubicar a estas personas, además de pagarles el transporte hasta el nuevo destino. "Nosotros acogemos a todas las personas, nunca cerramos la puerta a nadie. Por otro lado cumplimos las normas que afectan a todos los albergues, y es por ello que las personas sólo pueden estar aquí tres días", dijo Manuela Bautista.

En referencia a algunas críticas recibidas por el fallecimiento de un indigente en las calles de la ciudad, hace tan sólo dos semanas, la directora no ha querido hacer hincapié en este hecho y afirma que "todo el mundo tiene aquí cabida y no le negamos la entrada a nadie. Esa persona ya estuvo aquí un tiempo, pero si hubiera venido esa noche al albergue le hubiéramos abierto las puertas como a todo el mundo", defiende Manuela Bautista ante las críticas y acusaciones que se han hecho sobre Anydes en las redes sociales.

La persona sin techo que falleció en la calle Diego Niño, Julián Blázquez, natural de Salamanca, llevaba algunos meses en El Puerto y según el Ayuntamiento había recibido atención por parte de Bienestar Social.

En este centro toda persona que llega es dotada de documentación propia, si no dispone de ella, de servicio médico por parte de un enfermero interno, de comida, cama, una psicóloga, una trabajadora social y los voluntarios que cada día acuden al lugar para solventar los problemas que los trabajadores del centro y los acogidos puedan necesitar. "Los trabajadores del centro necesitan de personal, y es cierto que gracias a todos los voluntarios podemos ayudar a las labores que tienen que ejercer cada día", afirmó Mercedes Rivas, presidenta de la asociación Anydes.

Uno de los mayores problemas que este centro tiene que afrontar día a día es la falta de compromiso por parte de las instituciones políticas. "Aquí hay trabajadores que están muchas horas al día y sólo cobran 400 euros al mes. Es un trabajo muy gratificante pero es cierto que se aprovechan de la buena voluntad de las personas que trabajan o ejercen un voluntariado en estas instalaciones", finalizó la directora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios