Asociaciones

Vecinos de Puerto Sherry se reúnen con Unión Portuense para mostrar sus preocupaciones

  • Durante el encuentro expresaron su temor "a un desmadre de apartamentos turísticos sin control", y advirtieron que el Ayuntamiento "los ha ignorado en los primeros pasos del nuevo PGMO"

Unión Portuense, durante su encuentro con la asociación de vecinos.

Unión Portuense, durante su encuentro con la asociación de vecinos.

La junta directiva de la Asociación de Vecinos del Pueblo Marinero Sherry, en fase de constitución, ha mantenido un constructivo encuentro con miembros de Unión Portuense, durante el cual se abordaron diversos temas de interés y de la actualidad, que afectan a esta zona de El Puerto de Santa María.

Los vecinos, "muy preocupados por la desidia del alcalde Germán Beardo hacia la zona", según señala Unión Portuense, trataron el potencial crecimiento urbanístico del pueblo marinero en relación a los diferentes Planes Especiales de Reforma Interior (PERI) "que se han ido proyectando a lo largo de la historia del enclave y no han sido culminados por variadas vicisitudes administrativas, urbanísticas, económicas o, incluso, judiciales".

Durante el encuentro, los residentes "mostraron su preocupación por el crecimiento desmesurado de la proyección de viviendas", lo que podría desembocar, "en un desmadre de apartamentos turísticos sin control como ocurre en otras zonas de España y por la pasividad del Ayuntamiento que los ha ignorado en los primeros pasos de redacción del nuevo PGOM".

La presidenta de la asociación de vecinos, Verónica Gil, expuso los problemas que se encuentran en el día a día los residentes que viven allí y que no pertenecen al colectivo de población flotante de temporada de verano. Indicó que a su juicio "se está procediendo a una permisibilidad desmesurada con la hostelería y la expansión de las terrazas, ocupando incluso zonas de seguridad". Gil ha querido mostrar también su frontal rechazo a la explotación sin control de varios conocidos chiringuitos de moda en Puerto Sherry, "que atrae a un público joven en masa que realizan su particular 'botellona' en la zona y que está dando una imagen deplorable de este lugar y de la ciudad de El Puerto en los informativos nacionales".

La escasez de aparcamientos, la ausencia de limpieza viaria, la falta de mantenimiento, iluminación y vigilancia fueron otros de los temas traídos a colación por los vecinos, que suponen reivindicaciones históricas para los lugareños "que se topan, una y otra vez, con los oídos sordos del ayuntamiento". En palabras de Verónica Gil: "Nos sentimos abandonados por el consistorio portuense, que sólo nos ve como una zona de ocio juvenil y no como una parte residencial más de la ciudad".

Verónica Gil estuvo acompañada por Felipe es Vieitez, tesorero de la entidad y Carlos Berdion de Blas, vecino de la zona, quienes refrendaron en todo momento los puntos del orden del día que desarrolló la presidenta. Terminaron afirmando “hemos tenido que asociarnos para defender nuestros intereses y calidad de vida como vecinos ante los atropellos continuados de las diferentes administraciones”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios