Pregón Semana Santa 2019 Semana Santa eterna

  • Constanza Jiménez ha rebasado los tópicos en un pregón emotivo, íntimo y muy personal

  • El acto, que ha comenzado a las 12:00 horas, ha contado con gran asistencia de público

Constanza Jiménez en el escenario del teatro Pedro Muñoz Seca durante el pregón. Constanza Jiménez en el escenario del teatro Pedro Muñoz Seca durante el pregón.

Constanza Jiménez en el escenario del teatro Pedro Muñoz Seca durante el pregón. / Andrés Mora

Lo ha conseguido. A pesar de sus nervios y su inquietud (propias de un encargo tan importante), Constanza Jiménez ha conseguido su principal objetivo: demostrar que la Semana Santa no son sólo siete días al año. El cofrade vive la Semana Santa siempre. Así ha quedado demostrado esta mañana durante el pregón de la Semana Santa 2019, donde Constanza consiguió emocionar al público con una exaltación que muchos asistentes han calificado como “evangelizadora”. Y es que Constanza no se quedó en la mera fachada o estética cofrade. Ella, que vive intensamente la fe y la vida de hermandad en varias cofradías (La Borriquita, Virgen del Carmen y Virgen de Los Milagros), profundizó y resaltó valores que se viven intensamente durante la Semana Grande, pero que no deben ser olvidados una vez que los pasos vuelven a su templo. “El verdadero cofrade es un orgullo para la comunidad de creyentes. Lo que hace que el cofrade sea verdadero es la fe y la caridad”, explicaba al inicio. “Un cofrade que no se encuentra con Cristo en la Eucaristía, no es de verdad... Un cofrade que monta altares, pero carece de tiempo para los necesitados, no es de verdad...Un cofrade que permite que esto ocurra en la hermandad, no es de verdad”. Tal y como ella misma ya advirtió: Constanza en estado puro.

El acto, al que ha acudido gran cantidad de público, comenzó a las 12:00 horas. El acto, al que ha acudido gran cantidad de público, comenzó a las 12:00 horas.

El acto, al que ha acudido gran cantidad de público, comenzó a las 12:00 horas. / Andrés Mora

El acto, celebrado en el teatro municipal Pedro Muñoz Seca, comenzó a las 12:00 horas con el angelus. Una vez acabo el rezo , tomo la palabra el padre Francisco Javier Ramírez Fernández, también conocido como Javivi, (apelativo cariñoso que la pregonera utilizó varias veces) quien mantiene una gran relación con la ella y que fue el encargado de presentarla. En este sentido hay que destacar que desde el principio, cuando José Manuel Castilla (presidente del Consejo Local de Hermandades) le propuso durante un café este encargo, Constanza se ha encontrado tremendamente arropada y ha recibido varias muestras de cariño. Y así volvió a ocurrir ayer donde, como no podía ser de otra manera, estuvo acompañada por distintos colectivos. Junto al padre Javier Ramírez también estuvieron Ana María Arias (concejala de Fiestas), el alcalde David de la Encina, por el Consejo Local de Hermandades, el asistente eclesiástico del Consejo Antonio Olmos, la banda de música del Maestro Dueñas y la agrupación musical San Juan (de Jerez de la Frontera) y un gran número de amigos, asistentes y fieles que ocuparon el patio de butacas al completo.A continuación, tras esta breve introducción donde se ha esbozado brevemente las distintas exaltaciones y presentaciones realizadas a los largo de su trayectoria, le tocó el turno a la banda de música Maestro Dueñas quien entonó la marcha Sursum Corda (dedicada a Nuestra Señora de la Entrega). Los acordes y melodías ya comenzaron a emocionar, preparando a la audiencia para un pregón emotivo, que ha realizado un recorrido por todos y cada una de las hermandades de la ciudad, sin caer en lo recargado, en su justa medida, muy íntimo y personal, donde se pudieron vivir los siete días de pasión con todos los sentidos: a la vista la cruz de guía y los faroles de La Borriquita (hermandad a la que Constanza profesa una gran devoción), en el aire el aroma a incienso y la evocación al azahar, de fondo sonidos que ilustraban las vivencias e historias narradas por la pregonera. En total han sido 90 minutos donde Constanza no sólo ha pregonado, sino que ha enseñado y mostrado el verdadero sentido de la Semana Santa, las hermandades y la vida cofrade. Ha conseguido ir más allá, dirigiendo su mensaje no sólo a los cofrades, sino al resto del mundo que muchas veces no entiende o no quiere entender. “Para los cofrades la Semana Santa nunca acaba. Lo que se acaban son sólo ciclos”, expresaba a lo último de la exaltación. “El fin del uno tan sólo es el principio del siguiente.”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios