El Puerto

El Puerto se vuelca con los Reyes Magos

  • La comitiva fue seguida en las calles por cientos de niños y mayores que disfrutaron de la lluvia de caramelos

Los Reyes Magos acudieron ayer puntuales a su cita con los niños y niñas de El Puerto y a las cuatro y media de la tarde se abrían las puertas del Castillo de San Marcos para, a lomos de sus caballos, trasladarse hasta la plaza de Isaac peral, donde les esperaban ya sus carrozas para recorrer las calles de la ciudad.

Pero el día de trabajo había comenzado mucho antes para Sus Majestades, que a las nueve de la mañana ya habían comenzado sus visitas más especiales a aquellos lugares en los que eran esperados con más ilusión. Así, a las nueve de la mañana la primera de las visitas fue para los alumnos del colegio de educación especial Mercedes Carbó, donde acompañados por el alcalde, Alfonso Candón, el concejal de Fiestas, Millán Alegre, y la edil de Bienestar Social, Mariola Tocino, Sus Majestades y su séquito comenzaron a entregar sus presentes. El recorrido matutino prosiguió por otros establecimientos como la residencia de ancianos del Madrugador -en la calle Zarza-, el centro de Afanas para enfermos de Alzheimer, las instalaciones de Apadeni, el hospital Santa María de El Puerto, la residencia Faisem -en la calle Federico Rubio-, el residencial Las Torres y finalmente la residencia de ancianos de Las Banderas.

De forma paralela, en el centro municipal Alfonso X El Sabio los Reyes Magos contaban con la inestimable ayuda de sus representantes del pasado año, quienes estuvieron toda la mañana entregando balones y peluches a los niños más pequeños.

Ya hacia las tres de la tarde la explanada de la Plaza de Toros era un hervidero de pajes y figurantes que aguardaban pacientemente su turno de subida a las carrozas. Desde allí partieron las diez figuraciones que este año formaban parte del cortejo, para trasladarse hasta la plaza de Isaac Peral en la que aguardarían a Sus Majestades para iniciar el recorrido por las calles del centro y sur de la ciudad.

Este año las personas encargadas de encarnar a los reyes Magos y su séquito han sido los empresarios Francisco Custodio (Melchor) y Antonio Morales (Baltasar), así como el representante vecinal José Luis Cárdenas (Gaspar). El Cartero Real ha sido encarnado por el redactor de Diario de Cádiz Adrián Verano, mientras que la Estrella de la Ilusión ha sido la también periodista Brenda Gómez y el Gran Visir ha estado representado por Jesús Alonso Gaztelu.

El encargado de dedicar unas palabras a los niños y mayores presentes en la plaza de Isaac Peral fue el Rey Melchor, quien confío en colmar las expectativas de los portuenses en una noche tan especial. Tras un acto sumamente rápido, los Monarcas se embarcaron en sus carrozas y el cortejo partió ráudo y veloz, para encarar a través de la calle Larga la de Chanca y otras del Barrio Alto, hasta llegar a la plaza del Ave María alrededor de las seis de la tarde. Después llegaría el recorrido por diversas calles de la zona sur, para regresar al centro más tarde a través de la calle San Bartolomé, desde donde las carrozas llegaron hasta Palacios para que los Reyes cumplieran, como cada cinco de enero, con el ritual de la Adoración al Niño Jesús.

El cortejo lo abría este año la banda de música de Humildad y Paciencia, seguida del tren del parque de Los Toruños y un séquito de caballistas. La primera carroza era la de la Estrella de Oriente, seguida por la del Cartero Real y la del Nacimiento. Tras un pasacalles llegaba la carroza 'Cuento de hadas', seguida por la del Gran Visir y la del Rey Melchor. Otro pasacalles daba paso a la carroza dedicada a la película Up, tras la que discurría la del Rey Gaspar. Una recua de burritos anticipaba las dos últimas carrozas, la del 'Circo de Navidad' y la del Rey Baltasar. En total se lanzaron a las calles unos 11.000 kilos de caramelos que fueron recogidos con entusiasmo por el público, aunque muchos otros quedaron en el suelo como pegajoso recuerdo del paso de la cabalgata.

La recogida estaba prevista, al cierre de esta edición, para las diez y cuarto de la noche en el Castillo de San Marcos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios