El Puerto

Prosperar en el centro: una misión imposible

  • Distintos emprendedores aseguran sentirse "al limite" ante la gran cantidad de problemas que surgen al intentar abrir un negocio en la zona

  • Otros comerciantes no se arriesgan y prefieren trasladar sus tiendas

Estado actual que presenta la calle Larga, donde actualmente han cerrado muchos establecimientos. Estado actual que presenta la calle Larga, donde actualmente han cerrado muchos establecimientos.

Estado actual que presenta la calle Larga, donde actualmente han cerrado muchos establecimientos. / andrés mora

Comentarios 2

Desde hace un año abrir un gastrobar es la principal ilusión de su vida. En la cabeza de F.M., un chico de 30 años, todo está más que planeado: durante el día servirá una carta reducida -pero de gran calidad- de platos muy elaborados con productos gourmet, y por la noches se centrará en un buen servicio de coctelería. En principio, no tiene porque salir nada mal. El modelo de negocio es muy sencillo: tapas y copas. Algo fácil tanto para el público, como para un chico que, tras estudiar cocina, ha realizado sus prácticas en un restaurante dos estrellas Michelín. Sin embargo, lo que comenzó como una ilusión, se está convirtiendo en una amargura. "Me están llevando al límite. Si por fin consigo abrir algo será por cabezota, pero no porque me lo estén poniendo fácil", explica a Diario de Cádiz este joven quien lo tenía todo casi listo para abrir y tuvo que empezar desde cero.

Cuando F.M. tenía todo el papeleo tramitado, y había conseguido el visto bueno del proyecto por parte de la Consejería de Cultura (encargada de velar por que no se altere ningún elemento de los edificios situados en el casco histórico), se vio incapaz de continuar con su idea al descubrir que tenía que hacer frente a una reforma de local - valorada en 75.000 euros- y a una renta fija de 2.000 euros mensuales, más un IPC -previamente pactado- que suponía un aumento anual de un 2% de dicho importe. "En un principio, en las condiciones que exigía la propiedad, el IPC se situaba al 5%, y me negué. Finalmente lo negociamos al 2%, pero ni aún así. ¿Cuántas tapas tengo yo que poner sólo para el alquiler?". ¡Vuelta a empezar otra vez! Ahora, tras la desilusión, F.M. ha encontrado otro nuevo local donde abrir el negocio. Pero, otra vez, las circunstancias se le ponen en contra y se vuelve a topar de nuevo con muchos inconvenientes causados, principalmente, por la lentitud de la burocracia y por la gran cantidad de exigencias y requisitos exigidos por la inspección y los técnicos municipales.

Algunos comerciantes no pueden más y han comunicado su decisión de trasladarse

En general, esta es la situación normal que se vive a la hora de abrir un negocio en la zona. La sensación que impera entre los comerciantes es de impotencia. F.M. es joven y, por el momento, no tiene grandes responsabilidades (hablemos de hijos o hipotecas). Quizás, por ahora, él si se pueda permitir estos plazos tan dilatados, pero otros como I.F. (padre de una hija que estudia fuera en la universidad), no pueden esperar tanto y se ven obligados a trasladar sus negocios a otras zonas de la ciudad. En su caso, a la hora de abrir su pastelería, fue todo muy similar: numerosas trabas por parte de la propiedad (quien le exigía un alquiler de 1.300 euros mensuales), lentitud a la hora de tramitar la licencia, numerosas exigencias por parte de la Consejería de Cultura en relación al cartel a colocar en la fachada... "Cuando estaba en el centro era imposible. No había gente y el alquiler era carísimo. Aquí, en el sitio nuevo, no es que me vaya a hacer rico; pero, por lo menos, me da para vivir y para poder trabajar", explica este repostero.

No obstante, lo alarmante de todo esto no es sólo que el centro se esté quedando poco a poco sin tiendas (algunos comerciantes ya han comunicado recientemente su decisión de trasladarse); si no que directamente los emprendedores, prefieren irse de la ciudad a otros lugares como Jerez o Cádiz. "No podemos arriesgar tanto", aseguran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios