Publicaciones

Presentación en El Puerto: El orden de los tiempos, o la importancia de la memoria

  • Manolo Morillo, Enrique Bartolomé y María Lizaso presentan este jueves un libro que recopila cerca de 90 artículos publicados en ‘Diario de Cádiz’

  • Ordenar en el tiempo

Manolo Morillo, Enrique Bartolomé y María Lizaso, junto al cuadro que ilustra la portada en el estudio de la pintora.

Manolo Morillo, Enrique Bartolomé y María Lizaso, junto al cuadro que ilustra la portada en el estudio de la pintora. / D.C.

La memoria colectiva es aquella que recompone mágicamente el pasado, y cuyos recuerdos se remiten a la experiencia de una comunidad y se puede legar a las generaciones venideras.

Esa memoria, en forma de pequeñas historias ilustradas, es la que conforma El orden de los tiempos, un libro que recopila un total de 87 artículos publicados en Diario de Cádiz entre los años 2017 y 2010, y que recoge episodios históricos, personajes, acontecimientos sociales, proyectos e iniciativas, monumentos y catástrofes.

Los artículos fueron escritos por el tándem formado por Enrique Bartolomé y Manolo Morillo, ambos colaboradores habituales de Diario de Cádiz desde hace muchos años, y cada uno de ellos aparecía en las páginas del periódico en su edición del domingo, junto a una ilustración de la pintora María Lizaso.

Ahora estos 87 artículos se han recopilado en un libro que reúne la historia y la intrahistoria portuense de una forma amena y rigurosa, un libro cuya lectura ayuda a entender mejor la idiosincrasia portuense.

  1. El volumen, publicado por Ediciones El Boletín, se presenta este jueves, 16 de mayo, a las 19:30 horas en el salón de actos del instituto Santo Domingo.

La presentación correrá a cargo de la delegada de Diario de Cádiz en El Puerto, Teresa Almendros, y en la misma participarán también Pepe Mendoza -que leerá una introducción escrita por Antonio Morillo Crespo, el colaborador más antiguo de Diario de Cádiz- y Emilio Flor, autor del prólogo de la obra.

Como señala Manolo Morillo “nos gustan las historias vengan de donde vengan, pero si éstas proceden de nuestro entorno más cercano, las historias se convierten en pequeños regalos que nosotros envolvemos en papel celofán y los mostramos tal como nos llegan sin ningún tipo de aliño acoplado, porque sabemos que luego acudirán expertos historiadores que seguro sacarán punta ilustrada de las mismas y aclararán entuertos si los hubiere, o pondrán en valor alguna que otra jácara en la que pueda merecer la pena seguir indagando para legarla a nuestros descendientes”.

Enrique Bartolomé destaca que para elaborar estos artículos “acudimos a las fuentes locales para, desde la objetividad más pulcra, acercar en la medida de lo posible las pequeñas historias locales, las anécdotas y las vivencias de una población, El Puerto, a través de los lugares y de los ciclos, y poner lo publicado, para su estudio, en el alfeizar de la ventana de los historiadores. Nuestra idea fue transferir al lector lo encontrado en los archivos, en las hemerotecas o en las tertulias, ordenar en el tiempo y sobre todo divulgar”.

Para la ilustradora María Lizaso “este libro es un proyecto nacido del amor a una ciudad y para esa ciudad. Mi madre lo definía como esa serie de artículos que salían en el Diario cada domingo con un dibujito, contando cositas sobre El Puerto. Para mí ha sido un proyecto que me ha acompañado en unos años de cambio, redirigiendo mi carrera para hacer de esos dibujitos la forma de ganarme la vida, gracias a la confianza y apoyo de Manolo y Enrique”.

Como dice Emilio Flor en su prólogo “este libro, aunque se presenta con relatos o artículos separados, tiene una unidad completa, una red de nudos entrelazados con sumo cuidado, para reservar nuestro pasado como una fortaleza redentora frente a una falsa historia que convierta a El Puerto de Santa María en un parque temático lleno de falsas realidades”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios