El Puerto

El Mercadillo de los martes arranca la temporada estival con escasas ventas

  • Los comerciantes aseguran que los visitantes de 'Los gitanos' cada vez gastan menos

Empieza la temporada de rebajas en el mercadillo popularmente conocido como Los gitanos. El comienzo del verano no está yendo como se esperaba. Los comerciantes de este mercadillo, que todos los martes por la mañana se instala en el paseo José Luis Tejada, esperan la llegada de veraneantes a El Puerto para aumentar las ventas.

Otros años por estas fechas el Mercadillo de los martes era visitado por una gran afluencia de público, de tal forma que era difícil recorrer los pasillos entre puesto y puesto. Sin embargo, los comerciantes aguardan el mes de agosto con esperanza, ya que mucha gente acude a la ciudad en vacaciones, y confían en que suban las ventas, aunque comentan que "de un mes no puedes vivir todo el año, después en septiembre vuelve lo malo". Además reconocen que en las zonas de costa el verano se nota más, ya que hay más público que en otros municipios del interior de la provincia.

Afirman que llevan tres años "muy malos" y que la situación no mejora. El propietario de un tenderete de telas explica a este diario que "más no podemos bajar los precios, es imposible, además tenemos que hacer frente a muchos impuestos, a Hacienda y a los de los diferentes ayuntamientos".

El precio que tiene que pagar cada puesto que conforma Los gitanos para ejercer el comercio ambulante es de 17,93 euros por martes, independientemente de si se instalan o no. A esto se le añaden cerca de 100 euros al mes de impuestos, el de autónomos y la gasolina. Este vendedor de telas ha explicado que se gasta cerca de 500 euros al mes, más lo propio en el mantenimiento de la furgoneta.

Este año los visitantes podrán observar productos de todo tipo, tales como moda para mujer y niño y ropa de bebé que lleva años vendiéndose y según han comentado, es de lo que más triunfa. Un tendero explica que "es así porque la ropa de bebé y niño pequeño en las tiendas es cara, aquí lo ofrecemos a precios mucho más bajos".

Otro vendedor de ropa de mujer recuerda como hace años no daba a basto vendiendo, sobre todo vestidos de playa, "ahora eso ya no se ve. Cuando empezó la temporada de verano vendimos lo propio, pero ya no nos llega más mercancía. Esperamos que agosto se venda lo que primero nos llegue del otoño-invierno", explica.

Los trabajadores de un tenderete de aceitunas y especias afirman que la gente cada vez compra menos, "se ve mucha gente, pero es sólo eso, gente mirando y paseando que le cuesta mucho sacar la cartera y comprar", a lo que añade que "desde hace años vemos como baja la intención de comprar de la gente y suben los impuestos, pero gracias a Dios nos mantenemos como podemos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios