Feria de El Puerto La Feria vive sus días grandes

  • Hoy se entregan los premios del concurso de caballistas

  • La afluencia sigue siendo mayor avanzada la tarde

Un brindis con Vino Fino por los días grandes de la Feria de El Puerto. Un brindis con Vino Fino por los días grandes de la Feria de El Puerto.

Un brindis con Vino Fino por los días grandes de la Feria de El Puerto. / Andrés Mora

La Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino sigue avanzando sin que los elementos lo impidan. Así, tras la fuerte impacto del viento de Levante en las jornadas del jueves y el viernes, ayer sábado la intensidad del vendaval remitió un poco y permitió disfrutar más del paseo, coincidiendo también con una mayor presencia de caballistas y enganches por el paseo central de Las Banderas.

Como viene siendo habitual en esta edición, incluso en la jornada del sábado -una de las más concurridas habitualmente- la presencia de público fue menor a la de ediciones anteriores, al menos en las horas centrales del mediodía, cuando es costumbre quedar en alguna caseta para comer.

Las mujeres ataviadas de flamenca no faltan cada día en Las Banderas. Las mujeres ataviadas de flamenca no faltan cada día en Las Banderas.

Las mujeres ataviadas de flamenca no faltan cada día en Las Banderas. / Andrés Mora

Quizás por el intenso calor de una fecha tan avanzada como la de principios de junio, o bien porque no hay bolsillo que aguante el poder comer todos los días en la Feria, lo cierto es que son muchas las familias y grupos de amigos que optan, de un tiempo a esta parte, por desplazarse hasta Las Banderas ya después de la hora de comer, con una afluencia creciente que se intensifica hacia las seis y media o siete de la tarde. A partir de esa hora, además, proliferan las bandas musicales y grupos que animan las casetas con repertorios divertidos que se cotizan al alza por los feriantes con ganas de fiesta.

Si hace unos años conseguir sitio en el interior de una caseta para almorzar un sábado a las dos y media o tres de la tarde era prácticamente misión imposible, si no se tenía reserva previa, ayer no había ningún problema en encontrar mesa en cualquiera de las casetas del recinto, o al menos en la mayoría de ellas.

También ayer sábado se celebraba otra de las citas tradicionales de la fiesta, la recepción a las coquineras y otras reinas de las fiestas de la Bahía, que tuvo lugar a las tres de la tarde en el reservado de la Caseta Municipal.

El alumbrado extraordinario, apagado a las cuatro de la madrugada

También en la noche del viernes hubo visitantes que apuraron la Feria hasta bien entrada la madrugada. A eso de las cuatro la mayoría de las casetas -salvo las que están regentadas por salas de fiestas y se dirigen a un público más juvenil- se encontraban ya cerradas o a punto de hacerlo, siendo también muy importante a esta hora la presencia de la Policía Nacional, que tuvo que intervenir en varias peleas. Ya se sabe que el exceso de alcohol combina mal con la Feria, por lo que a partir de cierta hora -cuando también se apaga el alumbrado extraordinario- es mejor andarse con cuidado.

Dos jovencísimos caballistas, posando para la cámara con total naturalidad. Dos jovencísimos caballistas, posando para la cámara con total naturalidad.

Dos jovencísimos caballistas, posando para la cámara con total naturalidad. / Andrés Mora

Ya para la jornada de hoy se prevé celebrar la entrega de premios del concurso de casetas en la Municipal a las cuatro de la tarde, mientras que los premios del paseo de caballistas se entregarán a las cuatro y media de la tarde, delante de la Caseta Municipal.

También el paseo de enganches y caballistas se celebrará en la jornada de hoy en horario de 12:00 a 19:00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios