El Puerto

Denuncian la agresión del portero de una discoteca a unos jóvenes

  • Recibieron un puñetazo que les produjo lesiones y la rotura de la ceja. El agresor fue trasladado a Comisaría para declarar.

Los hechos sucedieron en la madrugada del domingo y han despertado preocupación por la violencia ejercida por personas que trabajan de cara al público "y no sabe mantenerse en su sitio". Eran las cuatro menos veinte de la mañana cuando dos jóvenes estudiantes de 18 años, se acercaron a la discoteca Burladero para acceder a dicho local, de moda entre la juventud este verano. Había bastante cola para entrar, pero los jóvenes ya habían llegado a la altura de los porteros que controlaban la puerta. Uno de ellos les pidió el carnet de identidad, que le mostraron, y posteriormente les dijo que abonaran la cantidad de diez euros por la entrada, a lo que ellos respondieron que en días anteriores se habían podido acoger a la oferta habitual de la discoteca y que hay locales en El Puerto en los que no piden nada por entrar. En ese momento, el portero les respondió que "no es el día de la oferta", observando los dos jóvenes que todos los porteros "estaban muy alterados, desconociendo el motivo", según se apunta en la denuncia que han presentado. Decidieron entonces marcharse, pero los porteros seguían mostrando una actitud agresiva, empujándoles, por lo que los jóvenes les recriminaron su "actitud abusiva". Justo en ese instante, sin mediar palabra, uno de los porteros, lanzó con el puño cerrado un golpe a la cara de los jóvenes, alcanzando a uno en el pómulo y al otro en la ceja izquierda, produciéndole la rotura y una posible contusión craneal. El joven quedó con la cara ensangrentada después del puñetazo, que considera "fuera de contexto e inexcusable", denunciando los hechos a la Policía Nacional, a la que ha presentado el correspondiente parte de lesiones. Posteriormente, los agentes trasladaron al portero a Comisaría para tomarle declaración. Ayer, lunes, 24 horas después de ser atendido en el hospital, el joven seguía con mareos y dolores, sin comprender la causa de la agresión, ya que "llegamos sin ánimo de hacer nada y cuando nos dijeron que no había oferta lo único que quisimos es marcharnos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios