Carnaval

David Calleja compara la gestión de la Concejalía de Fiestas con una “dictadura”

  • Lamenta que no se escuche a los órganos consultivos ni se fomente la participación

Las gradas del teatro municipal estuvieron medio vacías durante la elección de las coquineras. Las gradas del teatro municipal estuvieron medio vacías durante la elección de las coquineras.

Las gradas del teatro municipal estuvieron medio vacías durante la elección de las coquineras.

Comentarios 2

El integrante de la candidatura del Partido Popular para las próximas elecciones municipales, David Calleja, ha criticado “la falta de participación ciudadana en las fiestas y la mala gestión de las mismas”.

Para Calleja “es incomprensible que haya consejos y órganos consultivos dentro de las fiestas y sólo se usen para quedar bien, ya que ni se cuenta con ellos ni se consultan. Estamos en vísperas de Carnaval y el Consejo no tiene relevancia”, denuncia.

También lamenta que en la última reunión celebrada en torno al Carnaval, en enero, “no se decidió nada. Se pidió subir el premio del Concurso de Coquineras y no se podía por falta de presupuesto, pero a los pocos días se anunciaba una segunda cabalgata infantil con miles de euros en premios”.

Calleja opina que “es maravilloso que se hagan cosas nuevas. El problema es que si no se hacen bien las que ya existen, ¿por qué se quieren hacer mas?”, al tiempo que habla de “ocultismo” hacia el Consejo de Carnaval. “Si no se le tiene en cuenta, ¿para que existe?”, se pregunta.

El aspirante a edil recuerda que la presentación del cartel de Carnaval ya fue “desastrosa” y lamenta que durante la elección de las coquineras, el pasado jueves, el teatro estuviera “medio vacío, aún regalando las entradas. Un concurso que dos días antes sólo tenía cuatro participantes y el mismo día sólo un participante masculino. ¿Cómo se puede celebrar un concurso de coquineros con un solo participante? Así no se recuperan las fiestas, sino que van a peor”.

Según Calleja, “las Navidades se vendieron como maravillosas cuando lo único positivo fue la participación ciudadana y la de los colectivos y los técnicos de Fiestas. Estuvo plagada de errores, como una cabalgata que cambió de horario y recorrido varias veces. Y lo peor es que son buenas ideas pero no se trata de las fiestas de una barriada, son las de una ciudad”, recuerda.

Calleja califica la gestión de Fiestas como “una dictadura donde la opinión de ciudadanos y colectivos no cuenta”.

El integrante de la lista del PP no duda “del cariño y el empeño, pero si no se conocen las fiestas es complicado gobernarlas. Y menos aún cuando no se cuenta con los órganos consultivos que están para asesorar y ayudar”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios