Gonzalo Alías | Candidato de IU a la Alcaldía de San Fernando "El político institucional comete un error: mirar al vecino por encima del hombro"

  • IU se presenta a las municipales con la confluencia Entre Iguales pero sin Podemos

  • Su candidato se presenta como un "político social"

Comentarios 0

-En los últimos meses se había hablado de confluencia con Podemos. Hemos visto que en otras ciudades así ha sido. ¿Tan difícil es ponerse de acuerdo?

-Nosotros hemos mantenido permanentemente la confluencia porque el ejemplo está en Unidos Podemos, Unidas Podemos y Adelante Andalucía. Y ahora vamos a pedir el voto para las europeas. ¿Qué ha pasado en la localidad de San Fernando? Pues que el compañero Ernesto Díaz no ha querido desde el primer minuto colaborar y trabajar con Izquierda Unida (IU). Desde hace dos años venimos pidiéndole colaborar en el grupo municipal y hoy seríamos una fuerza política importante en la ciudad, en base a la unidad y la confluencia.

Hace un año que venimos trabajando en el espacio Entre Iguales en el que Ernesto Díaz tampoco ha querido colaborar. Ha mantenido su distancia. Le dijimos de sumar las dos confluencias: porque ellos decían que tenían otra. Tampoco quiso y no fue posible llegar a esa suma. Porque además dijo que no se fiaba de Izquierda Unida (IU) Andalucía, así que para estas municipales no podíamos ir juntos.  

-Sin embargo hay personas que formaban parte de la confluencia que concurren a las elecciones en su candidatura.

-En Entre Iguales han participado unos 35 activistas. Los encuentros se hacían en la sede de Pro Derechos Humanos y las puertas siempre han estado abiertas. Pero además para estas municipales se han unido a la candidatura compañeros de Podemos, como la número 4, Teresa Liñeiro, del consejo local ciudadano de Podemos San Fernando; o el número 13, Emilio Palacios, que obtuvo un 40% en las primarias de Podemos enfrentándose a Díaz. 

-Ha sumado, por tanto, colectivos a su causa. ¿Como se consigue?

-No, nosotros no nos apropiamos de los colectivos. Son activistas que están en distintos grupos que de manera personal han querido sumarse. En estos cuatro años hemos sido muy respetuosos con los colectivos con los que hemos mantenido reuniones y hemos llegado a un entendimiento. Hemos conseguido una unidad social. Hemos hecho un frente político, traducido en Entre Iguales. Diálogo y respeto, sin ellos no se consigue nada. 

-De cualquier forma, ¿no cree que esta división perjudica a la izquierda?

-Nunca hemos negado la participación a nadie. No ha sido nuestra estrategia. Nosotros mantenemos la convicción de la unidad, porque con la unidad la izquierda gana, y vamos a seguir trabajando por ella, antes, durante y después de las elecciones municipales y las que tengan que venir. Siempre desde el respeto.

-Fue concejal en el anterior mandato y ha estado "fuera" estos cuatro años. ¿Cómo se vive la política a ese lado? Sin el paraguas de la representación municipal.

-A veces se tiene el error, entre comillas, de pensar que la política es solo institucional. La institución tiene peso, marca, porque se resuelven cosas, pero hay un trabajo fuera del Ayuntamiento, y nosotros lo hemos seguido como en años anteriores. Seguimos haciendo política. Siempre me he considerado un político social. Estoy en política desde los 15 años, cuando me metí en el grupo ecologista Ortiga, que se terminó en Ecologistas en Acción. Hoy tengo contacto pero no formo parte. Llevo solo diez años en el partido. Nos quedamos fuera por 150 votos y ha sido el momento de recomponer el espacio de confluencia, de trabajar para superar IU como marca.

-Habla de diálogo. Con esa experiencia que tiene en la Corporación y la fragmentación que se vislumbra en estas elecciones, ¿cree que es posible a la hora de plasmarlo en acuerdos, políticas, para la ciudad?

-Cuando uno tiene el talante de estar sentado con la gente y escuchar desde el respeto y el reconocimiento, en la política institucional tiene que ocurrir lo mismo. Todos estamos en política, desde la perspectiva de cada uno, para mejorar la ciudad y en el bloque de la izquierda debe haber reconocimiento, diálogo y proyectos comunes para mejorar San Fernando. Tenemos esa experiencia adquirida que queremos desarrollar en este nuevo mandato. 

-¿Cómo ha visto la ciudad en estos cuatro años sin formar parte de ese ámbito institucional?

-Se ve desde una perspectiva muy interesante para el proyecto común. He estado cuatro años fuera de la Corporación siendo un comerciante, un autónomo. Eso me ha dado una reflexión por cómo he sufrido yo mi comercio, pero también en el encuentro, en las charlas, con los diferentes comerciantes de San Rafael. Porque es cuando se abren contigo, cuando te cuentan la verdad, y te dicen cuáles son sus problemas. El abandono que ha tenido, por ejemplo, San Rafael, que es donde yo más me he movido, porque es donde estaba situado mi local. Cuando un político te visita y te regala una bolsa de chucherías, es la foto. Nadie te dice nada. Cuando te sientas con el comerciante a tomar un café, entonces sí, te cuenta la verdad.

-¿Es complicada esa lucha como comerciante?

-Hay que luchar, sí. Los primeros veinte días del mes básicamente es un trabajo diario para pagar local, seguros sociales... no hay beneficios. Son los últimos diez días de venta los que te permite tener ingresos. Es muy duro para un comercio local que nadie se esté acordando en esta campaña del comercio local. Se hacen foto en Bahía Sur, con las grandes marcas comerciales, pero de los comerciantes locales apenas hay referencias.

-¿Cómo ha sido el trato con los vecinos para conocer de cerca la situación real de la ciudad?

"He visto la ciudad desde una perspectiva interesante, como comerciante, que me ha ofrecido otra reflexión"

-Cambia mucho. IU no lo hubiese deseado, pero el hecho de no haber estado en la Corporación ha sido una reflexión profunda. La ciudadanía se abre porque no te ve como un político institucional. El político institucional comete a veces un error: mirar al ciudadano por encima del hombro y el ciudadano lo percibe y se aleja. A mi librería venían a contarme problemas, con los ascensores por ejemplo. Ha sido una experiencia muy interesante, una aportación que llevamos con nosotros. Una de nuestras grandes apuestas es la democracia participativa, que supera la participación ciudadana. Es trabajar con la gente de forma transversal, en todos los espacios, en todas las áreas, entre iguales. 

-¿Cómo se plantea una formación llegar a la gente en campaña?

-Con la experiencia de estos cuatro años, la estrategia es seguir el boca a boca. Estamos en esa campaña de hablar con la gente en la calle, con los comerciantes, con los colectivos, explicarles lo que proponemos y que se sientan con la confianza para darnos sus aportaciones. En IU entendemos que en quince días de campaña esta es la mejor fórmula, porque hay mucha información. Nosotros pedimos una reflexión de la gente, antes que el voto. Que reflexionen sobre lo que ha hecho el gobierno, la oposición: Se ha visto sin mayoría ha gobernando sin hacer nada, y fácilmente, sin que la oposición se moviera.

-¿Qué se le explica al colectivo, al vecino, para que entienda cómo sería su política para la ciudad?

-El primer ejercicio es un diagnóstico, que nos cuenten las sensaciones que tienen. Coinciden de manera casi unánime en que el Ayuntamiento no les atiende, el equipo de gobierno no les recibe, pero es que la oposición no les resuelve nada. La oposición tiene muchas herramientas para intervenir en lo social y en lo político, y se han puesto de espalda a la ciudadanía. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios