Ernesto Díaz | Candidato de Podemos a la Alcaldía de San Fernando "Los vecinos tienen razón: la periferia necesita más servicios"

  • "Hemos sido críticos pero también apoyado al gobierno y no me arrepiento", asegura Díaz que prefiere hablar de pactos después. Ahora salen "a ganar"

Comentarios 0

–Se habla mucho en esta campaña de proyectos faraónicos. ¿Podría explicarnos su propuesta para estas municipales?

–Es cierto lo que dice: el resto de organizaciones políticas, sobre todo el PSOE y AxSí, se están caracterizando por plantear obras faraónicas, que seguramente serán las promesas incumplidas del futuro. Como ya pasó con las promesas faraónicas que hizo Cavada en 2015. Para nosotros el centro del programa no tiene mucha relación con eso, sino la idea de recuperar derechos –laborales, feministas, ecologistas, animalistas y sociales–, después de 11 años de crisis. Este mandato no se ha caracterizado por perder más derechos, pero sí por una pausa. Queremos desbloquear esa situación, y emprender el camino de la recuperación. Sobre derechos sociales es importante hablar de la ampliación del parque público de vivienda. O en el caso de los derechos laborales, que luchemos contra los abusos que se dan en las empresas que trabajan para el Ayuntamiento, que pongamos en marcha la oficina de defensa de derechos laborales.

–Ha hablado de apertura de salas de estudio o centros de día en los barrios de la periferia, pero necesitan personal para atenderlos. Viendo como está la situación de la plantilla del Ayuntamiento, ¿cómo creen que se podría resolver?

–Tiene razón. Cuando hablamos de proyectos más grandes o más pequeños hace falta prestar atención a la viabilidad. En el caso de una sala de estudios quién va a abrirla, cerrarla. El PSOE ha cometido el error de no ampliar la plantilla: siempre hemos dicho que el gobierno tenía razón cuando decía que había poco personal, pero es cierto que ha habido dinero y se podía haber destinado a contratar. En el caso de las salas del estudio no se trata de construir nuevos espacios, sino de buscar acuerdos por ejemplo con los colegios públicos. Ni han valorado esta ocasión.

–¿Qué cree que necesitan los barrios de la periferia?

–Fundamental más atención por parte del Ayuntamiento. Cuando íbamos a un barrio periférico, puede ser La Casería, Bazán o San Nicolás, Constitución, Camposoto... veíamos que el conjunto de los servicios funcionan a menor intensidad, con menor regularidad. Cuando hablas con los vecinos de limpieza, por ejemplo, se quejan de que hay una mayor limpieza en el centro que en la periferia. Pero también si hablamos de la atención de parques y jardines hay una reducción de los servicios en esas zonas. Cuando se merecen el mismo respeto que el resto de la ciudad. Aumentar los servicios en esos barrios, como defienden los vecinos, es algo necesario. Tienen razón. Cuando se merecen el mismo respeto que el resto de la ciudad.

–Han sido muy críticos con el equipo de gobierno estos años.

–Nosotros hemos sido críticos con lo que creíamos que había que serlo. Pero los hemos apoyado en muchas cosas, de las que no me arrepiento. Eso sí, no han dado la talla en otros temas. Si hablamos de los abusos laborales en las empresas de servicios como deportes o la limpieza de los centros públicos, el gobierno nos ha dicho que no había ningún problema, cuando los trabajadores nos pedían que el Ayuntamiento mediara. No se han dado pasos tampoco con el tema de las municipalizaciones, lo que hubiera supuesto hacer públicos 100% servicios que deberían serlo, pero que en San Fernando se subcontratan, es decir Aguas, Limpieza, Parques y Jardines, Playas... y eso tiene elementos negativos. O que se siguieran produciendo desahucios sin que hubiera ni una iniciativa de ampliar el parque público. En este asunto lo único que se ha hecho es poner al día el estudio sobre vivienda pública. Que en cuatro años haya sido la mayor iniciativa del mandato en este ámbito, me parece que es bastante triste, que denota la escasa ambición del gobierno con aspectos sociales que son básicos.

–Ese panorama que expone sobre la gestión municipal, ¿significa que no se plantea entrar en un gobierno con cualquiera de esas dos fuerzas, o con otras formaciones? Lo digo por la fragmentación que puede darse.

–Es normal que los medios de comunicación se centren en un panorama con esta fragmentación en la cuestión de los pactos, pero los procesos electorales tienen una lógica. Nosotros tenemos claro que salimos a ganar las elecciones, porque pensamos que si no hay una victoria de nuestra organización política no va a haber los cambios estructurales necesarios para la ciudad. Entonces, antes que pensar en los pactos hemos puesto nuestra cabeza y nuestro corazón en ganar. De pactos habrá que hablar después.

–En otras ciudades se ha llegado a la confluencia con Izquierda Unida. ¿Por qué no ha sido posible ponerse de acuerdo aquí?

–El principal factor que nos ha hecho al final concurrir por separado es que no había acuerdo con IU en las cosas que le planteábamos. Creo que Gonzalo [Alías] se equivoca en situar la diferencia y las dificultades en términos personales. No ha habido acuerdo político en temas importantes. Pero hay que mirar al futuro, a las elecciones y después trabajar de nuevo las confluencias con IU, desde cero. Así que hay que tomárselo, para salvar la fragmentación de la izquierda en San Fernando. Hicimos un buen planteamiento sobre las confluencias, situamos a IU en el mismo plano que al resto de movimientos sociales, y hemos sido capaces de construir una confluencia con distintos actores, militantes y activistas de diversos movimientos. Por eso hay mucha ilusión, porque es una candidatura más sólida, más diversas y más representativa del conjunto de sus luchas.

–En las reuniones, encuentros, con los ciudadanos y colectivos durante la campaña, ¿qué respuesta está recibiendo?

–Hay una desafección profunda, lógica, de los trabajadores, porque se les ha hecho promesas incumplidas y eso al final se traduce en un rechazo a la política. Yo tenía al principio un poco de miedo de cómo íbamos a aterrizar en los barrios, sin embargo la respuesta está siendo positiva. En los repartos cotidianos percibo bastante simpatía por nosotros. Hay determinados gestos de colectivos que reflejan ilusión por parte de la ciudadanía. Los taxis han puesto propaganda gratuita, y partió de ellos. Es algo novedoso, que no vivimos hace cuatro años. Hay trabajadores incluso que nos piden panfletos o carteles para colgarlos en el tablón sindical. Eso no hubiera pasado hace cuatro años y es fruto de este tiempo trabajando por la defensa de los derechos de la gente.

–¿Tiene peso la marca Podemos, bajo la que ahora sí se presentan?

–Nosotros ya tenemos un peso significativo, nos hemos mantenido durante muchos años como tercera fuerza de la ciudad, y eso que hace cuatro años era una situación difícil al no poder presentarnos como Podemos. Mi apuesta ahora era habernos presentado como Adelante San Fernando, en confluencia con IU, pero al no ser posible Podemos y confluencias sociales es una marca que aglutina más gente, que es más representativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios