Carnaval de Cádiz | Gran Cabalgata Una cabalgata muy 'animalada'

  • El público ha disfrutado del desfile más completo de los últimos años, con diez carrozas y varios espectáculos a base de gigantes hinchables del mundo animal con los que han interactuado

Un dragón hinchable en la gran cabalgata de este domingo. Un dragón hinchable en la gran cabalgata de este domingo.

Un dragón hinchable en la gran cabalgata de este domingo. / Lourdes de Vicente

Comentarios 8

La Gran Cabalgata lució en la tarde de este domingo lo mejor de una ‘fauna’ muy carnavalesca. El mundo animal, una vez más en las alturas, atrapó la atención de los pequeños y no tan pequeños en una exhibición de lo más ‘animalada’ y completa de los últimos años.

Un variado cortejo que arrancó sobre las cinco y media de la tarde de Ingeniero de la Cierva para terminar de sacar brillo a un domingo de sol y mucha fantasía que recorrió la Avenida, hasta desembocar en las Puertas de Tierra. A sus pies desfilaron diez carrozas de temática variada, alguna exhibición de danza y música y, fundamentalmente, numerosos espectáculos en el aire a golpe de gigantes hinchables que escenificaban a animales, tanto terrestres como submarinos, sirviendo divertidos ratitos de interacción con el público.

Como preámbulo, las charangas familiares abrieron el desfile junto a la Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo, seguidos de las cada vez menos agrupaciones del COAC que cada año lo amenizan. Entre ellos, los cuartetos infantiles ‘Harry Potera y la Piedra Sofá’, ‘Una clase de Cai' y 'Locos por la Roja’, además de las seguidísimas chirigotas ‘Los quemasangre’, ‘Er Chele Vara’, así como la comparsa ‘El jurado’ y los cuartetos ‘Brigada amarilla’ y ‘Este año nos retiramos’.

Tras ellos, asomaron las primeras carrozas, que tiraban de historia local con ‘Tierra de Fenicios’ y ‘Gadir bajo el mar’, entre las que destacó el espectáculo ‘Atlántida’, con cuatro grandes y luminosos peces aéreos y una medusa gigante junto a las que se encontraba el submarino Nautilus. Especie bajo las que cuatro buzos intentaban divertir y atrapar con sus tridentes al público.

Y del mar a la tierra, de la que procedía un feroz y gigante simio móvil, tras el que lucía la carroza ‘Madre Naturaleza’, poco antes de dar paso al espectáculo ‘Amazonas’, escenificado por enormes especies anfibias.A partir de este momento tomó el cortejo el mundo animado de la mano de ‘Toy Story’ y ‘Rompe Ralph’ en dos carrozas, entre las que podían verse personajes de animación infantil de Bola de Dragón y de Gru mi villano favorito.

Y entre gigante y personaje animado sorprendió el espectáculo de danza que discurría a modo de enorme esqueleto animal integrado por 33 bailarines que movían sus cuerpos al ritmo de los tambores de la selva.

Fue uno de los momentos de la tarde, junto al que sirvió el espectáculo del 'Año nuevo chino', en cuanto a la altura de los farolillos y globos que serpenteaban por la Avenida junto a las especies animales más típicas del país asiático, con un león, una carpa Koi, un dragón y un divertido panda. Terminó de protagonizar el mundo animal el 'Lobo carnassier', una escultura móvil gigante en representación del ardor del guerrero íbero.

Entre otras exhibiciones, gustó 'Universe', en la que cinco blancos y luminosos artistas sobrevolaban al público con sus zancos .

La música también hizo presencia en las carrozas tituladas ‘Carnaval y Música’, ‘Decibelios’, ‘100% Música’, y la denominada ‘Tributo’, en honor a un pregonero que no se dejó ver sobre ella, pero cuya música sonó alto y claro.

Sí que apareció ante su público un sonriente Dios Momo que encarna el corista y también cuartetero Antonio Rivas. Una y mil sonrisas para celebrar por lo alto el cortejo magno de nuestro ‘animalado’ Carnaval.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios