Fórmula 1 l Campeonato del Mundo

Una temporada apasionante

  • Alonso entiende que el morbo está servido con Schumacher, Hamilton, Button y él en la parrilla · No le obsesiona el estreno del día 14 de este mes en Bahrein

Fernando Alonso acudió ayer a uno de los actos publicitarios de uno de sus patrocinadores y se prestó a contestar a las preguntas de los periodistas, declarando que no le obsesiona "ganar en Bahrein" en la primera prueba del Mundial, el próximo 14 de marzo. Tras hacer un repaso por la actualidad de la Fórmula 1, tildó de "histórico" el momento por la presencia de tres españoles en la parrilla del Gran Circo.

"Ganar en Bahrein es mi objetivo prioritario, pero no es una carrera a vida o muerte, no me obsesiona. Todavía no sabemos cómo están todos los equipos y acabar entre los cuatro o cinco primeros o hacer podio estaría bien. No vale de mucho ganar un par de carreras y no acabar las demás", apuntó el asturiano.

El campeón español no se mostró especialmente ansioso por el favoritismo que muchos le dan, sobre todo después de dos temporadas alejado de los puestos de privilegio: "Estos dos últimos años no he podido luchar por el Mundial. Son muchos y a la vez, pocos. La mayoría de los pilotos se pasan 14 ó 15 años en la Fórmula 1 y no consiguen siquiera ganar una carrera", explicó.

"Ganar o no forma parte del deporte. Tengo mucha ilusión y grandes esperanzas y, además, estoy en el mejor equipo del mundo del motor", añadió Alonso.

Respecto a la nueva normativa, en la que se eliminan los repostajes, el asturiano comentó que se había perdido la "emoción de la estrategia": "Las salidas seguirán siendo muy importantes. Siempre es un momento crucial en el que hay que tratar de adelantar todo lo que puedas porque luego es muy complicado. En cuanto a la estrategia, ya no hay mucho margen de maniobra y se ha perdido emoción en este sentido. Todos tendremos dos juegos de ruedas y las cambiaremos, más o menos, en las mismas situaciones".

Con el brasileño Felipe Massa, su compañero en Ferrari, la relación es óptima: "Tenemos una relación muy tranquila y los dos trabajamos en la misma dirección respecto al coche. Estamos muy cercanos en los reglajes y solemos tener la misma opinión, lo cual es muy positivo para el equipo", aseguró.

La presencia en pista de cuatro campeones del mundo, Jenson Button, Lewis Hamilton, Michael Schumacher y él mismo, junto a la de tres pilotos españoles con Pedro de la Rosa y Jaime Algersuari, dan al campeonato algo especial. "Va a ser apasionante, como todos los años, aunque éste tiene un plus de morbo. Va a ser inolvidable para todos, pero mi intención es salir a ganar independientemente de quien compita", confirmó.

La competencia, en cualquier caso, va a ser tremenda: "McLaren, Toro Rosso, Mercedes... Todos los equipos son fuertes, pero vamos a hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Una de las claves de este año va a ser la evolución. Si tú haces una y los demás no, vas a estar delante, y al revés. Va a ser un año muy intenso en las fábricas", subrayó Alonso.

El asturiano afirmó que las dos carreras españolas estaban marcadas en su calendario. "Las dos carreras que se disputarán en España, Barcelona y Valencia, son muy especiales para mí y también la de Mónaco, que siempre lo es", declaró.

Respecto a los cambios observados en Ferrari, Fernando Alonso dijo que las formas eran "diferentes". "Son más tranquilos y más latinos en todo. La gente corre, grita, improvisan más, hay ideas para todo. Además, Maranello es increíble para cualquier piloto", dijo.

Alonso también comparó las sensaciones de cuando se subió por primera vez a un coche de Fórmula 1 y cuando lo hizo al F-10: "Estuve más nervioso cuando me subí por primera vez al Minardi. Fueron unos días muy intensos. El día que me subí al Ferrari fue más de fiesta. Me sentí orgulloso y fue más una jornada para disfrutar que de tensión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios