cacereño | cádiz

No sólo en casa, objetivo

  • El Cádiz se aleja de su campo con la intención de recuperar la línea victoriosa que perdió en Lorca Claudio Barragán realiza una convocatoria con 17 hombres debido a los 'tocados'

El campo Príncipe Felipe es hoy el nuevo examen para un Cádiz que tiene las uñas muy afiladas cuando juega en el Carranza y que a domicilio perdió la senda triunfal tras el empate en su último desplazamiento, a Lorca. El objetivo pasa por sumar de tres en tres en un feudo, el del Cacereño, que no es plaza fácil y al que llega el equipo amarillo con varias dudas por culpa de la acumulación de jugadores con problemas físicos que se ha producido durante la semana.

El respiro no existe para un Cádiz que no entiende de relajación si la idea es que el UCAM de Murcia no le dé caza. Es así por el fortísimo ritmo de los murcianos, los únicos del grupo IV capaces de tener a tiro a un líder que intimida a toda la categoría. Ni la excusa de la plantilla corta sirve cuando la obligación es ganar siempre aunque las bajas dejen muy presente la expresión tan habitual en estos casos que señala a la falta de fondo de armario.

Cáceres ha sido para el Cádiz un territorio complejo desde que su larga estancia en Segunda B le ha emparejado durante muchas campañas con la escuadra extremeña. El equipo gaditano nunca se ha sentido cómodo en el Príncipe Felipe por diversas circunstancias, si bien una que se repite en exceso en sus antecedentes es el pésimo estado del terreno de juego, lo que hoy de nuevo quedará patente para desgracia de los amantes del fútbol en todo el contexto de la palabra. Otras veces se atascó el Cacereño por su propio potencial y su juego directo, una faceta en la que ha sido muchas campañas uno de los grandes especialistas de la categoría. Hoy el Cádiz tendrá contra sus intereses ambas cosas, pero con la dificultad de que para lo segundo, el juego directo, no dispone del auténtico especialista en balones aéreos, Jon Ander Garrido, que hasta Semana Santa no estará disponible. Sin el pivote vasco, el problema de altura se agudiza en el equipo amarillo y eso es un contratiempo importante en un encuentro como el de este mediodía.

Lo peor del caso es que las dificultades para el entrenador no se quedan ahí desde el momento en que hay que sumar la sanción de Airam -por acumulación de amonestaciones- y los problemas físicos de jugadores como Andrés Sánchez, Mantecón y Jona. Todos ellos forman parte de la convocatoria sin estar en las mejores condiciones físicas para aguantar los 90 minutos. Y es que, dando vueltas a lo mismo, ante la falta de fondo de armario se está pagando un alto precio por el desgaste de otros jugadores con una cantidad de minutos, patadas y golpes en las piernas que podrían pasar factura cuando llegue el momento de la verdad al final de Liga.

La semana de entrenamiento, al margen de la actualidad por lesiones y sanciones, ha estado marcada por el pique en el Cádiz-Melilla que tuvo a Villar y a Chota como protagonistas. Los reproches se han sucedido en ambos bandos salpicando incluso al presidente cadista, Manuel Vizcaíno, en su intento por defender la honorabilidad de la afición. Lo mejor de ese partido, sin duda, fue la victoria y la suma de tres puntos que permiten seguir arriba del todo en solitario una semana más, que a la postre es el objetivo que persigue el Cádiz hasta el final de Liga.

El duelo de hoy, con las cámaras de 8TV en directo, puede ser de los que presente mayor complejidad para adivinar qué hará Claudio con el once. Aulestia, Óscar Rubio, Josete y Servando son los únicos fijos en sus puestos, pues a partir de ahí puede suceder de todo. Si Andrés Sánchez ha entrado en la convocatoria es que está en condiciones de jugar, y aunque físicamente le falta, el hecho de tener más altura que Tomás le otorga opciones. En el doble pivote Juanma Espinosa es el único fijo, y pueden formar pareja con él Mantecón, Navarrete e incluso Fran Machado. Juan Villar, uno de los titulares indiscutibles, podría ser el 9 si finalmente Jona no está para actuar de inicio, lo que dejaría las bandas para Miguel García y Kike Márquez o Hugo Rodríguez.

Variantes diversas como consecuencia de las dudas, las bajas y las peculiares características de un campo y un adversario que representan a la perfección lo que supone competir en la tercera categoría del fútbol español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios