Deportes

Un modesto que llega a lo más alto

  • El Aguatec Piscinas Chiclana acaba de vivir la que ha sido la mejor temporada de su historia pues, tras quedar subcampeón de la Liga Provincial, se proclamó campeón tanto de Andalucía como de España

 Los equipos y clubes modestos también son capaces de llegar a lo más alto, porque el trabajo bien hecho, el tesón, el esfuerzo y el sacrificio dan sus frutos. Esto es lo que ha demostrado este año el Aguatec Piscinas Chiclana de fútbol sala. El conjunto que volvía a dirigir Juan José García se ha proclamado subcampeón de la Liga Provincial, pero ahí no queda todo. La plantilla supo ser la mejor en la Copa de Andalucía al vencer con rotundidad en la final al San Fernando. Título éste que le dio el pase al Campeonato de España. Llegar aquí ya era una gran recompensa, pero ser el mejor del país lo fue aún más. Los de García supieron dar un recital de buen fútbol sala para volver con el título de campeones de España bajo el brazo. Este hecho hace más de 20 años que no se producía en la provincia, ya que el último equipo en lograrlo fue el Virgili en los años 80. 

Después de un año de trabajo y de tantos frutos recogidos, Francisco Pérez, presidente del CD Chiclana, se ha mostrado contento con estos éxitos, señalado que "esto lo es todo para el club. El equipo no empezó muy bien, pero poco a poco fue a más y ha llegado lejos. Además, estos éxitos suponen un referente para los chavales de la cantera", dijo. El presidente alaba a los jugadores, pero también lo hace Juan José García, que sólo tiene palabras de agradecimiento para sus jugadores. "Estoy muy orgulloso y satisfecho de haber trabajado este año con un grupo humano tan bueno, que, además, merece todo lo que hemos conseguido. Muchos no le dan importancia a hacer una piña del vestuario, pero creo que hemos demostrado que es fundamental para llegar lejos", dijo.

García habla maravillas de su equipo, del trabajo que realiza cada uno y de los pilares fundamentales con los que cuenta, pero a la inversa tampoco se quedan cortos. "He tenido el privilegio de trabajar con Juan José como segundo entrenador. Es un currante nato y, aunque le he echado una mano a la hora de llevar el equipo, el peso lo ha llevado él y, sin duda, es magnífico en su labor. He aprendido mucho de él y espero seguir aprendiendo. Además, he sido testigo de como ha confiado en sus hombres hasta el último momento. Perdíamos uno a dos en la final del Campeonato de España y creo que era el único que podía mantener la calma, aunque supongo que la profesión va por dentro, pero él repetía que no íbamos a perder. Ya en los penaltis, me dijo que Toni pararía dos y no se equivocó", ha destacado Fernando Gutiérrez, segundo técnico del Aguatec. Gutiérrez se ha incorporado este año al club y tras disolverse el conjunto femenino, se unió al masculino. Asegura que la experiencia ha sido única y no sólo por los éxitos, sino por "el gran ambiente que reina entre todos y el compromiso para con el equipo. Todos van a una, son una piña y cada uno tiene muy asumido cuál es su rol".

García y Gutiérrez son conscientes del buen ambiente que existe entre los jugadores y del gran grupo humano que forman, pero los futbolistas también lo son. "Además de compañeros, somos amigos y estamos unidos para lo bueno y para lo malo. El saber estar, el no bajar los brazos y la confianza en el bloque son características que definen a la plantilla. Esta buena armonía, los buenos jugadores y el buen cuerpo técnico han hecho posible llegar hasta donde hemos llegado, pese a las dificultades que hemos encontrado", ha destacado Vicente Galnares, capitán del Aguatec.

Pese a lograr el título nacional, Vicente y Juan Diego Panés, uno de los porteros, han asegurado que el mejor momento para ellos ha sido la final de la Copa de Andalucía. "Jugábamos prácticamente en casa, con un pabellón lleno y ante un contrario ante el que la rivalidad estaba servida como era el San Fernando. Ganar ese partido es uno de los momentos que no olvidaré, entre otras cosas porque nos dio el pase al Nacional", ha señalado Panés.

Uno de los veteranos del equipo José Ramón Santos Ramoncito ya sabía lo que era ser campeón de España y el de este año ha sido su tercer título, pero ha sido especial, porque "la temporada pasada llegué a la final con el Kortatus y fallé el penalti decisivo. En esta ocasión, también lancé el penalti decisivo y lo marqué". A sus 36 años, tiene mucho recorrido ya en el mundo del fútbol sala, pero asegura que "hacía mucho tiempo que no me sentía tan cómodo y tan contento en un equipo como me he sentido en el Aguatec. Este año pensaba colgar las botas, pero hay algo que tengo claro y es que si la temporada que viene vuelvo a jugar, lo haré en Chiclana", dijo.

Directivos, cuerpo técnico y jugadores son la parte fundamental del equipo, pero ninguno ha querido olvidarse de otra parte importante, el apoyo económico con el que han contado y que ha llegado de manos de Aguatec y de Ismael Verdugo, quien asegura estar muy vinculado al equipo y al fútbol sala. "Estoy muy contento por los éxitos logrados y seguiré apoyando a este equipo en todo lo que pueda mientras esté en mi mano hacerlo y ellos quieran", ha destacado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios