Fútbol | Segunda RFEF

El filial del Cádiz CF se desangra (0-2)

  • Los amarillos no traducen en goles sus ocasiones en una buena primera parte y su cadena de errores, tras el descanso, facilita el triunfo al Vélez

Dura pugna de Rodallega con Adolfo en un ataque cadista en la primera parte.

Dura pugna de Rodallega con Adolfo en un ataque cadista en la primera parte. / CÁDIZ CF

Nueva derrota (0-2) de un Cádiz B en caída libre que este sábado, ante el Vélez, representó los polos opuestos del fútbol. Una buena primera parte, con llegadas sobradas para hacer dos o tres goles, dio paso a una segunda en la que un error garrafal de Yeray fue el inicio de una autodestrucción de un equipo a la deriva que se mete en puestos de descenso a la quinta categoría nacional. Si Manuel Vizcaíno no tiene ya suficiente con la inquietud que genera la marcha del primer equipo, lo del filial no se queda atrás.

Alberto Cifuentes, quizás angustiado por la delicada situación, revolucionó el once empezando por la portería. Juan Flere al banquillo para que saliera de inicio Nando; fuera Raúl Parra, Genar, Berenger... Y Pedro Benito se mantuvo como suplente una jornada más.

La verdad es que se vio un filial más fresco hasta el descanso respecto al de Ceuta. Creó sobradas ocasiones para irse al descanso con ventaja, si bien esa falta de gol está matando al equipo. Mady Diarra, en esa versión brillante que aparece muy de vez en cuando, volvió loco a Pedro a pierna cambiada, destrozando al Vélez por una banda derecha que había dejado Kike Carrasco para pasar a la izquierda.

El propio Mady tuvo dos buenas para abrir la cuenta, sobre todo en el minuto 7 cuando salvó el gol Miguel. También Rodallega gozó de otra de las mejores en un centro raso de Mady. Y Tiko Iniesta en una segunda jugada que mandó fuera. Todo ello con dos maderas, un poste tras un centro de Iniesta (9’) y un travesaño (45’).

Desgraciadamente para el filial del Cádiz CF todo se derrumbó en la segunda parte. Yeray hizo el harakiri ante Joselinho, que le robó el balón como último hombre y se plantó ante Nando para superarle por bajo. El ex cadista no tuvo compasión.

Los locales salieron por completo del encuentro y antes del segundo tanto, Nando se tuvo que emplear a fondo ante un lanzamiento de Zamorano. Tocados antes de hundirse, de lo que se encargó Camacho cuando sacó de la chistera una buena acción personal que resolvió con un tiro a la derecha del portero cadista. 0-2 con un conjunto gaditano roto en dos.

Cifuentes, cada vez con la soga apretando más, realizó tres sustituciones penalizando a Yeray y buscando acercarse a lo del primer tiempo con Raúl Parra, Berenger y Jorquera. Pero no hubo manera. Mucha posesión de la que dice Cervera que sirve de poco, pero poca mordiente y menos ocasiones que en el primer acto.

Que la situación que vive el entrenador cadista es compleja quedó de manifiesto en el minuto 79’, cuando fue expulsado por protestar unas manos en el área del equipo malagueño. Su ira le perdió y tuvo que ser sujetado para que abandonara la zona de banquillo.

Los nervios de Cifuentes fueron la imagen que mejor representó lo que era su equipo en la segunda parte. Nada que ver con el primer tiempo, pero la realidad que más veces acompaña a un filial que sigue su caída en picado.

El próximo domingo los amarillos tendrán derbi en Chapín frente al Xerez DFC, a partir de las cinco de la tarde. Un partido complicado que llega en el peor momento.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios