fútbol tercera División

El derbi viaja a Arcos

  • Los de Bermúdez ganan al Guada con dos goles, el segundo obra del hijo del presidente del club local

Borja pide perdón a la afición del Guada tras anotar el 1-2. Borja pide perdón a la afición del Guada tras anotar el 1-2.

Borja pide perdón a la afición del Guada tras anotar el 1-2. / miguel ángel gonzález

El Guadalcacín sigue anclado en el fondo de la clasificación tras el derbi con un Arcos que rompe con dos derrotas seguidas y que con su victoria ahonda en la herida de los jerezanos, que no logran cerrar la sangría desde que arrancó el campeonato. Y en un partido más o menos igualado, para la anécdota quedará que el gol decisivo de los visitantes lo marcó el hijo del presidente local: Borja juntó las palmas de las manos tras su cabezazo a placer como pidiendo perdón mientras su padre, en el palco, encajaba el revés con tanta deportividad como resignación.

Ese 1-2 que acabó con el derbi castigó a los locales, muy blandos en el córner, y premió a los visitantes, a los que no hizo falta más que aprovechar un par de fallos atrás de los azules para llevarse los tres puntos de vuelta a la sierra.

Para el Guadalcacín la buena noticia fue que hizo lo más difícil tras el 0-1 y logró empatar nada más arrancar el segundo acto; pero las malas fueron más: los locales pagaron con goles en contra un par de fallos atrás y volvieron a adolecer de llegada primero y pegada después, quiero y no puedo que les persiguió durante buena parte del envite. Eso sí, a los azules no les faltó ni entrega ni pelea ni lucha, pero en esta categoría normalmente hace falta algo más para puntuar, como ayer se vio en el campo.

Porque tampoco es que el Arcos sometiera a los de casa, todo lo contrario, pero sí tuvieron el acierto de golpear en momentos clave, rentabilizar sus oportunidades y sujetar más o menos bien los arreones de los jugadores locales. Cuenca hizo diana en la primera llegada de los blanquillos y Borja cabeceó solo en el área pequeña, sin ninguna oposición, un córner. Demasiada ventaja para un equipo con oficio y aseado, completamente fiel al estilo de Pepe Bermúdez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios