FÚTBOL lRegional Preferente

El Villamartín impugna su partido

  • Su vicepresidente dice que "el árbitro debería quedar inhabilitado para siempre"

La polémica estaba servida tras lo acontecido el domingo en la última jornada de Regional Preferente. El Villamartín descendió debido a dos circunstancias irregulares, un clamoroso e incomprensible error técnico del árbitro isleño Villa Peña al impedir que el conjunto serrano repitiera el lanzamiento de un penalti y la impresentable decisión del presidente del Federico Mayo, Antonio Pérez Pacheco Rubio, de ordenar a sus jugadores que se dejaran marcar un gol para salvar al Atlético El Gastor.

Pepe Peña, vicepresidente y secretario del Villamartín, se mostraba ayer indignado por la no repetición de un lanzamiento de penalti que podría haber supuesto el triunfo del equipo serrano en Sanlúcar y, por consiguiente, su salvación: "Ha sido un error muy grave. Después de un año trabajando, todo se ha ido por la borda por culpa de que el árbitro hizo caso omiso a lo que indica el reglamento sobre el lanzamiento de un penalti. Está claro que si entra el disparo pero se mete en el área un jugador del equipo del lanzador hay que repetir el penalti. Como si hay que hacerlo veinte veces. Que se imagine la gente cuál fue nuestra sorpresa y hasta de los jugadores del Sanluqueño B cuando pitó libre indirecto en contra del Villamartín. Este árbitro debería quedar inhabilitado para siempre, pues se ha demostrado que no es apto para pitar un partido de fútbol. Después de cometer ese grave error técnico se le puso la cara blanca como la leche y no dio pie con bola. Parecía que se había dado cuenta de la equivocación y había perdido la noción de todo".

La directiva de la entidad no se va a cruzar de brazos: "Por supuesto que vamos a presentar una reclamación por esa jugada a la Federación. Solicitaremos la impugnación de nuestro partido. Si no nos hicieran caso, estudiaríamos pedir responsabilidades por vía judicial al árbitro porque el perjuicio al club es enorme".

En cuanto al presidente del Federico Mayo, el directivo del Villamartín opina lo siguiente: "Justifica su actuación por rencillas personales con el Sanluqueño, pero al que ha perjudicado ha sido al Villamartín. Además, ha estado torpe porque quedando el cuarto por la cola se podría beneficiar de una repesca, algo que ya ha ocurrido otros años. Lo de Rubio es de poca dignidad, de no saber estar. No se deben hacer esas cosas. Nosotros no pactamos el empate, eso es incierto. Solo a dos minutos del final nos dimos cuenta ambos equipos que nos podíamos hacer mucho daño y que no convenía arriesgar".

También hay enfado por el retraso horario en Jerez: "Queremos que la Federación nos explique por qué se demoró siete minutos el comienzo del partido del Federico Mayo, que acabó 12 minutos después que el nuestro. Lo que aún no hemos decidido es si pediremos que se tome algún tipo de medida disciplinaria contra el presidente del club jerezano".

Manolo Fernández, presidente del Sanluqueño, no quiera entrar en polémicas y se limita a defender su teoría: "Ya he hablado con Rubio y le he dicho que vea bien el vídeo del partido, los 90 minutos, y se dará cuenta de que nosotros sí fuimos a ganar en todo momento. Fue un partido bronco, con dos equipos que querían los tres puntos. El que le haya contado otra cosa le ha informado mal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios