Deportes

Valverde, el campeón eterno

  • Vestirá el jersey arcoíris en 2019 con 39 años

Valverde festeja el título con compañeros de la selección. Valverde festeja el título con compañeros de la selección.

Valverde festeja el título con compañeros de la selección. / christian bruna / efe

Ya lo era por su excepcional longevidad deportiva y su extenso y destacado palmarés, pero Alejandro Valverde se ratificó como el campeón eterno, el corredor que siempre está y aparece para ganar.

Hasta 122 victorias suma Valverde (Las Lumbreras de Monteagudo, Murcia, 25-04-1980), las más relevantes la Vuelta a España de 2009 y la de ayer en Innsbruck. Pero hay muchos más. Clásicas de la entidad de la Flecha Valona, que ha ganado cinco veces, la Lieja-Bastogne-Lieja, de las que suma cuatro, la Clásica San Sebastián, que ganó dos veces o del Campeonato de España en línea, en el que se impuso dos veces. Por ganar, Valverde ganó hasta un Nacional contrarreloj, especialidad que, aunque mejora según pasan los años, no es la suya.

Con 9 años comenzó su idilio con la bicicleta y en el Kelme debutó como profesional

Pero el Bala, el Rey de las Ardenas o el Imbatido, algunos de los motes que se ha ganado, también destaca en las carreras por etapas, a pesar que siempre se ha considerado que no le van demasiado a sus cualidades. En ellas suma ocho podios: seis en la Vuelta, uno en el Giro y uno en el Tour. Este último, también muy buscado, en 2015. Además, Valverde fue cuatro veces corredor número uno del ranking UCI. Casi seguro cinco si refrenda esa privilegiada posición que ocupa acabando ya la temporada de 2018.

La forma de correr y sus triunfos provocan los elogios del pelotón sobre un corredor de clase y acostumbrado a brillar de principio a fin de la temporada. Un caso peculiar de un hombre enamorado de la bicicleta desde niño, y unido al triunfo desde los 9 años, cuando empezó a competir con el Club Ciclista Puente Tocinos.

Antes de ser profesional, Valverde siguió levantando los brazos en todas las categorías y especialidades, tanto en ruta como en la pista. Si Manuel López fue vital en sus inicios, también lo fue Francisco Moya, el hombre que lo acogió en el Kelme aficionado después de su paso fugaz por el Banesto. Con el maillot blanquiverde debutó como profesional en el año 2002. Moya le dijo a Pepe Quiles, patrón del equipo, que fichara a Valverde, "un cañonazo".

A partir de ahí, triunfos y más triunfos del más rápido de los escaladores y el más escalador de los hombres rápidos. Que sufrió un parón en su carrera de 18 meses por una sanción de dos años por la Operación Puerto. Circunstancia que no le impidió seguir ganando.

Valverde tiene un palmarés de lujo que podría ser notablemente mejor si "hubiera tenido la cabeza de Eddy Merck para ver y leer las carreras", cree su descubridor, Manuel López. De esa opinión participa Joaquim Purito Rodríguez, quien tiene al murciano como el mejor ciclista con el que ha coincidido.

Eusebio Unzué siempre ha dirigido la trayectoria de Valverde como líder del equipo, primero llamado Illes Balears, luego Caisse D'Epargne y actualmente Movistar. "Es un corredor especial, tocado por una varita mágica, diferente, único, capaz de ganar en cualquier tipo de prueba", dice. El seleccionador nacional Javier Mínguez se refiere a él como "un ciclista irrepetible" y aseguraque "con lo que ha hecho, en Bélgica ya le hubieran hecho un monumento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios