Fútbol | Segunda División B El San Fernando arrebata la quinta plaza al Badajoz (2-1)

  • El equipo isleño gana en Bahía Sur tras más de tres meses con tantos de Gabi Ramos y Omar Perdomo

Gabi Ramos y Amelibia despejan un balón centrado ante la mirada de Lolo Guerrero. Gabi Ramos y Amelibia despejan un balón centrado ante la mirada de Lolo Guerrero.

Gabi Ramos y Amelibia despejan un balón centrado ante la mirada de Lolo Guerrero. / Román Ríos

Este San Fernando lo han vuelto a cambiar. Este es el San Fernando que enamoró en el primer tramo de competición liguera. Este es el San Fernando que ilusionó a todos cuando se colocó de líder y contaba sus partidos por victorias y no le tenía miedo a nadie, ni a nada. Este es el San Fernando que ha vuelto a sumir a su afición en la ilusión y el sueño de llegar a cotas mayores, de dar un salto más y a ver en el horizonte los play-offs de ascenso a Segunda A. Lo que ofreció este domingo el equipo isleño, al igual que lo que viene ofreciendo desde el cambio de entrenador, es mucho y grande, es ilusionante, y es tremendamente optimista.

Y es así porque, ahora sí, el SanFernando muerde, es intenso, juega en campo contrario, roba el esférico, crea peligro y termina haciendo sucumbir a rivales tan poderosos como el que visitaba a La Isla, todo un Badajoz, fabricado para terminar la temporada en lo más alto de la clasificación y que, sin embargo, tuvo que ceder la quinta posición en la tabla a unos isleños que le hicieron morder el polvo de manera justa.

El partido, en su totalidad, fue un homenaje a la intensidad, al buen fútbol, al espectáculo y a la diversión que, al fin y al cabo, es para lo que uno paga la entrada y va al fútbol, quitando pasiones.

Esa intensidad con la que saltaron al terreno de juego los de Alberto González hizo que los primeros 15 minutos de juego tuviesen el color azul y blanco y, sin embargo, paradojas de esto del fútbol, las dos más claras ocasiones llegaron del lado visitante. Fue en el 7’ cuando Aquino disparó, teniendo todo el tiempo del mundo, blandito a las manos de Rubén Gálvez y fue en el 19’ cuando una contra del equipo pacense terminó con un intento de vaselina de Gorka Santamaría ante un meta isleño adelantado que se fue fuera por poco.

Pero los azulinos aprovecharon, tras tener tanto tiempo la pelota en su poder, su primera oportunidad a balón parado. Fue en un córner botado con maestría por Hugo Rodríguez, fue en un remate impecable del hombre que se enfundaba la camiseta del San Fernando en su ocasión número 100, Gabi Ramos que, de un testarazo ponía la alegría en las gradas. El mejor juego encontraba su recompensa.

La reacción de un grande no se hizo esperar. Y es que el Badajoz tiene efectivos suficientes para las adversidades. De todas maneras, el capitán azulino Pedro Ríos pudo aumentar la ventaja en el 31’, momento en el que robó la pelota y tardó en disparar el mismo tiempo que el ex azulino Pablo Vázquez en interferir en su chut y enviar el balón a córner.

Parecía una situación dominada, pero de nuevo a la salida de un saque de esquina llegó la igualada. Antonio Caballero enganchó una de esas voleas que parecen, y lo son, imposibles para los porteros porque su destino es la escuadra, a esa que quitó las telarañas.

Vuelta a empezar. La primera parte se cerró con el fiel reflejo de lo que fue, intensidad, ocasiones y fútbol, pero el marcador no se movió.

¿Y la segunda? Pues comenzó igual que terminó la primera, pero con un equipo pacense con el cuchillo entre los dientes. Tal fue así que, en un visto y no visto, los albinegros, esta vez de rosa, tuvieron en el inicio de la segunda mitad dos grandes, posiblemente las mejores, oportunidades. La primera, a los segundos de la reanudación con un disparo de Gorka Santamaría abajo que atajó Rubén Gálvez. Y la segunda, en un zambombazo de Aquino que hizo temblar al impactar en el poste toda la portería de un desconcertado Rubén Gálvez.

Pero fueron los isleños, con su juego, los que le dieron la vuelta a la tostada. Los de Alberto González se dedicaron a lo que habían hecho con acierto en la primera mitad, es decir, presión, intensidad, robo y transiciones rápidas, y esto dio su fruto.

Y lo pudo hacer en el 62’, en una jugada de Jorge González que terminó con un disparo al que respondió Kike Royo con una enorme intervención. Pero un minuto después ya no perdonaron los isleños y un nuevo centro medido de Hugo Rodríguez lo transformó, en el segundo palo y de cabeza, Omar Perdomo en el tanto de la victoria.

Luego vinieron más ocasiones por uno y otro lado y Francis Ferrón reclamó, por activo y por pasivo, su tanto particular, pero éste no llegó en el 75’, ni en el 81’, cuando se le anuló un gol más que dudoso.

También Kike Royo reivindicó su calidad en un disparo impresionante de Jorge García en el 77’ y en el que Omar Perdomo no supo terminar de sentenciar el choque en su remate en solitario mandando el cuero a las nubes.

Pero ya estaba escrita la victoria del San Fernando ante los suyos tras tres meses sin hacerlo. Motivo para la celebración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios