Fútbol | Segunda División B / Fase de ascenso a Segunda División A

El San Fernando recibe al Betis Deportivo sin tiempo para más

  • El equipo isleño se mide en el Iberoamericano al filial verdiblanco con el fin de agotar sus posibilidades después de las dos derrotas encajadas

Los isleños quieren ir todos a una para buscar la remontada.

Los isleños quieren ir todos a una para buscar la remontada.

El tiempo es el inexorable juez que cambia las cosas. Si el pasado miércoles todo era negro en el seno del equipo azulino, conforme han ido pasando los días, la cosa se ve de otro color, han comenzado a entrar grises y blancos que hacen que la cicatriz de la herida que ocasionó el Linares se vea de otra forma. No cabe más que la reacción. No cabe más que apretar los dientes. Y no cabe más que dar un giro a la situación para volver a soñar.

La primera piedra de toque será apenas cuatro días después de que el Linares hiciese sangre en el seno del equipo azulino. El rival, el Betis Deportivo, un temible equipo que consiguió el pasado domingo ante el Sanluqueño la primera victoria de esta fase de ascenso y que llegará al Iberoamericano de Bahía Sur con la clara intención de conseguir un triunfo que le acerque a las tres primeras plazas del grupo, esas que dan opciones a jugar los play-offs de ascenso a Segunda A.

Por eso, el trabajo principal de Stankovic y los suyos ha sido recuperar, en apenas tres días, a los jugadores azulinos en el aspecto moral. La plantilla quedó tremendamente rota tras la segunda derrota consecutiva en esta parte de la temporada y tanto el técnico como sus ayudantes saben que el partido que se disputará en la tarde de este domingo es, posiblemente, la clave más importante para lo que resta de temporada, que son cuatro partidos.

De la misma forma, se detecta la dificultad que pudiese ocasionar un joven equipo, que ha desplegado un gran fútbol y que tiene, igualmente, unas ansias tremendas para conseguir estar, al igual que los isleños, entre los tres primeros clasificados.

Habrá que esperar, en el aspecto deportivo, si el técnico serbio que dirige los destinos del conjunto de La Isla tendrá en cuenta la acumulación de partidos en esta exigente y dura semana y hará cambios en el equipo titular, aunque viendo la situación no parece muy probable que el entrenador del conjunto azulino deje de confiar en los hombres que le han llevado hasta el lugar donde se encuentra ahora mismo, con la nueva Primera División RFEF ya asegurada.

El partido tendrá la presencia de los 800 aficionados que permite en las gradas la normativa vigente, por las restricciones de la pandemia, y de paso puede ser un buen día para que equipo y afición hagan las paces, para que se ponga un punto y aparte en lo que ha sucedido en las dos últimas jornadas, sobre todo en la del pasado miércoles, y que se comience a ver el futuro más inmediato con el optimismo que se adueñó de la familia azulina hace apenas una semana, cuando se comenzó la andadura histórica para buscar por primera vez los play-offs de ascenso a Segunda División A.

Todo está dispuesto para un partido que, sobre el papel, tiene que resultar apasionante e ilusionante, entre dos equipos que han demostrado ya esta temporada que son capaces de levantarse cuando estaban hundidos y que pretenden callar muchas bocas. A la espera de la reacción del San Fernando, el damnificado tiene que ser el filial del equipo verdiblanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios