Fútbol | Primera RFEF

El San Fernando, obligado a reaccionar cuanto antes

Rodrigo Sanz, que vuelve a la convocatoria, controla el balón ante Callejón y Ferrón.

Rodrigo Sanz, que vuelve a la convocatoria, controla el balón ante Callejón y Ferrón. / J.A.

Romper la dinámica negativa. Esa es la premisa de un San Fernando que viaja hasta Linares (juega este domingo a las cinco) con el fin de seguir viendo una luz, por muy pequeña que sea, en sus opciones para estar al final de la temporada regular en los puestos de privilegio de este grupo segundo de la Primera RFEF y, con ello, seguir soñando lo que sería, en estos momentos, un auténtico milagro ya que el pasado fin de semana con la derrota que el equipo azulino sufrió en casa ante el Barcelona B, prácticamente dilapidó las opciones que mantenían intactas.

A nadie se le escapa que el equipo isleño se encuentra inmerso en la mayor crisis de resultados de la temporada. Los de Nacho Castro llevan la friolera de siete jornadas consecutivas sin saber lo que es ganar y eso se ha traducido en que únicamente ha cosechado tres puntos de los 21 posibles. Aún así, en este loco grupo de la recién estrenada categoría, los resultados de sus rivales hace posible que los isleños estén tan solo a cuatro puntos del quinto clasificado, última de las plazas que dan opción a disputar el play-off de ascenso en los inicios del próximo mes de junio.

El encuentro tiene varias connotaciones. En primer lugar, el equipo del ex técnico del cuadro de San Fernando, Alberto González, es un rival poderoso en casa, donde ha dejado escapar muy pocos, o casi ningún punto ante los suyos en Linarejo. El equipo de Alberto González ha basado su triunfo en esta temporada en hacerse fuertes ante los suyos y no pierde en casa desde el pasado 29 de octubre.

Pero es que enfrente tendrá al equipo que más victorias ha cosechado lejos de su feudo en lo que vamos de temporada, en total ocho triunfos y comanda la clasificación de mejor equipo lejos de los suyos, junto al Alcoyano.

Por lo tanto, es el momento de saber si imperará el momento que atraviesan los chicos que dirige desde la banda Alberto González, otrora entrenador, hace apenas tres temporadas, del equipo azulino o, si por el contrario, serán los isleños los que ofrecerán su mejor versión lejos de los suyos y volverán a encontrar el camino de la victoria. Todo una incógnita.

En lo deportivo, por fin buenas noticias para los azulinos que recuperan a dos de sus máximos baluartes. Rodrígo Sanz ha superado su lesión y se ha entrenado con sus compañeros durante la semana, ha entrado en la convocatoria y, presumiblemente sea de inicio en la partida. El equipo ha notado su ausencia en estos seis partidos que no ha podido disputar y se espera, con impaciencia su vuelta al once.

Igualmente, Nacho Castro recupera para el partido al hombre canalizador del juego del cuadro isleño, Bicho. El gallego no pudo estar en el encuentro ante el Barcelona B por sanción federativa y, una vez cumplido su partido de sanción volverá al centro del campo de un San Fernando que no podrá contar con Marc Carbó, por acumulación de amonestaciones, ni con el sustituto de éste en la posición de centrocampista de contención, Caballero, que continúa con su proceso de recuperación de la lesión que lo mantiene hace tres jornadas lejos de los terrenos de juego. De esta forma, el técnico va recuperando efectivos para los cuatro partidos que restan, aunque sigue dejando en el camino a jugadores, todas las jornadas.

En los de Alberto González, que también quemarán uno de los últimos cartuchos para lograr dar la campanada y estar entre los cinco primeros clasificados, no tienen bajas de cara al partido.

Castro: "El equipo seguirá siendo fiel a su forma de juego"

El entrenador del San Fernando es consciente de que la derrota del pasado domingo ha complicado mucho las opciones que existían para entrar en el grupo de los favoritos y, aún así señalaba en la previa del encuentro ante el Linares que "el equipo seguirá luchando con la fe que lo ha caracterizado durante la temporada y vamos a Linares con el firme objetivo de salir, de una vez por todas, de la mala racha de resultados en la que nos encontramos". "Los chicos siguen teniendo una fe ciega en lo que hacen y eso te eleva la moral muchos enteros".

Nacho Castro explicaba que "nos medimos a un equipo complicado, que está haciendo las cosas muy bien, sobre todo en su campo, lo que lo hace muy peligroso". "En su terreno de juego han fraguado la gran campaña que está realizando y ante nosotros se juegan una parte importante de sus aspiraciones, cuando, al igual que nos ocurrió a nosotros, tuvieron que salir de los puestos complicados de la tabla clasificatoria. Sin duda será un muy bonito encuentro", el técnico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios