fútbol Segunda División B

Punto de oro en la Ruta de la Plata

  • El San Fernando juega para ganar y al final iguala ante un rival directo

El equipo isleño celebra el tanto del empate con los aficionados desplazados desde Bahía Sur. El equipo isleño celebra el tanto del empate con los aficionados desplazados desde Bahía Sur.

El equipo isleño celebra el tanto del empate con los aficionados desplazados desde Bahía Sur. / lof

Doblas hhsergio haitor hzamora hhcurrais hhfall hhjavi Pérez H

Cristóbal H

Walter, 73' l

Montelongo H

C. Rubén, 58' H

Pierre H

Renzo H

Willy, 33' HHH

Salva HHH

Regino HH

Luque HH

Castillo HHH

Rubén HH

Lolo Garrido HHH

Zelu H

Carralero, 59' H

Galindo HH

Iván Bazán HH

Espinar, 69' H

Bruno Herrero HHH

Dani Martínez HH

Stoeten, 83' H

El San Fernando maniató al Extremadura y le perdonó la vida en la primera mitad, algo que luego pagó caro, ya que los locales se adelantaban en el marcador en su primera ocasión y a los visitantes les tocó remar contracorriente hasta empatar en el minuto 80. Un punto de oro en la Ruta de la Plata ante un rival directo en la lucha por salvarse. Los isleños dejan al titular de Almendralejo cuatro puntos por debajo en la tabla clasificatoria pese al empate final, ahuyentando posibles fantasmas del descenso directo. El equipo azulino -ayer de rojo- jugó un partido serio, ordenado y tácticamente correcto, siendo mejor en la mayor parte que el Extremadura, tremendamente impreciso y nervioso por la presión ambiental de su propio público. El San Fernando pudo incluso ganar si Carralero, que fue el revulsivo perfecto, no hubiera perdonado en el epílogo del choque ante Toni Doblas.

El conjunto isleño saltó muy enchufado al terreno de juego y no tardó en hacerse con el control del balón. Los visitantes dominaban con claridad y bailaron al Extremadura durante la primera media hora de juego, en la que perdonaron hasta tres oportunidades claras de gol. La más clara fue la de Iván Bazán, que solo ante Doblas cruzó el balón en exceso ante la desesperación de sus compañeros. Bazán, eso sí, fue un quebradero de cabeza para la defensa del Extremadura. Sus incursiones por las dos bandas generaron mucho peligro sobre el marco rival. No estaba solo. En el centro del campo, Lolo Garrido y Galindo ganaron la parcela ancha y por ahí cimentó el partido el San Fernando, que marcaba el rito y no dejaba hacer a los locales.

Sin embargo, cosas del fútbol, cuando más asentado y cómodo se encontraba el San Fernando en el Francisco de la Hera, marcó el Extremadura. Willy, que había suplido a Renzo López en la punta de ataque ante la mediocridad del uruguayo, remató a portería de cabeza un gran centro de Currais para establecer el 1-0. Era la primera llegada clara de los locales, en el minuto 38, y acababa en gol. Demasiado castigo para el San Fernando, que quedó noqueado. A partir de ahí el equipo isleño vivió sus peores minutos en Almendralejo. Incluso pudieron los visitantes tirar el partido por la borda si Cristóbal, dentro del área, no hubiera errado un disparo clamoroso que se perdió besando el poste de Salva.

El guión del encuentro cambió por completo tras el descanso y con el marcador favorable a los locales el partido se abrió mucho más. Las alternancias en los ataques no se traducían en claras oportunidades de gol para ninguno de los dos equipos, pero el San Fernando llegaba con algo más de peligro a las inmediaciones del área contraria, aunque el buen trabajo de la defensa local y la falta de acierto en el último pase le impedían neutralizar el gol de Willy.

No desesperaron los visitantes, que continuaron trabajando duro hasta que, tanto fue el cántaro a la fuente, que en una falta lateral botada por Bruno Herrero, Doblas palmeó para el despeje que cayó en pies de Galindo, quien a placer ejecutó el empate.

Faltaban diez minutos para el final del encuentro y el gol hacía justicia a lo visto sobre el terreno de juego. Pescaba una justa recompensa el San Fernando, que todavía tendría una ocasión más para haber podido conseguir el triunfo en las botas de Carralero, cuyo disparo fue centrado a los guantes de Doblas.

Al final, el empate no se movió del marcador, un empate que sabe a gloria y que el San Fernando celebró a lo grande con los 50 aficionados desplazados desde Bahía Sur. No estaban tan contentos los locales, que necesitaban ganar sí o sí a un rival directo y que, tras no poder sumar los tres puntos, se quedan muy tocados anímicamente y se convierten en el equipo que ahora marca el play-off de descenso a Tercera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios