DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Motocross Papá Butrón, uno de los escasos deportistas beneficiados por el parón

  • El chiclanero, que ha tenido un hijo, ha avanzado en su recuperación y le queda la temporada casi completa.

José Antonio y Rosa con el recién nacido Luca, el pasado día 3. José Antonio y Rosa con el recién nacido Luca, el pasado día 3.

José Antonio y Rosa con el recién nacido Luca, el pasado día 3.

La mayoría de los deportistas se han visto perjudicados por el parón competitivo propiciado por el estado de alarma en el que la sociedad española continúa inmersa a causa de la pandemia originada por el tristemente famoso coronavirus Covid-19, pero hay alguno que otro que en el plano puramente deportivo se ha beneficiado de la inactividad sobrevenida.

Es el caso del chiclanero José Antonio Butrón, piloto de motocross que allá por marzo no se hallaba a pleno rendimiento en los dos primeros grandes premios del Mundial a consecuencia del grave accidente sufrido en 2019 durante unos entrenamientos privados. Aparte de aprovechar para avanzar en su recuperación, el deportista no olvidará jamás este periodo pues durante el mismo, en concreto el día 3 de este mes, nació Luca, primer hijo de José Antonio y Rosa. El nombre italiano del bebé es secuela de los cuatro años que vivió a las afueras de Roma al militar entonces en un equipo mundialista del país de la pasta.

Cómo no, sus primeras palabras son para hablar de su hijo: "He sido padre por primera vez con 29 años y la sensación resultó muy bonita. Tuvimos que estar los dos solos, aislados y sin contacto con otros familiares, pero todo fue estupendo incluyendo el parto natural de un niño de más de cuatro kilos de peso. Encima salió clavado al padre".

Está claro que con el pequeño Luca se le cae la baba: "Creo que la reciente paternidad va a servir de motivación extra para mí. Pienso aguantar como profesional del motocross hasta los 35 años, pues tengo la ilusión de que mi hijo me vea pilotar antes de que acabe mi carrera".

Casi sueña con que su primogénito le tome el relevo: "Yo empecé a pilotar con una moto de tres ruedas que me compró mi padre a los 4 años de edad. Ya tengo pensado que cuando Luca cumpla 3 años le voy a regalar una minimoto eléctrica que acaban de sacar al mercado. Ya le tengo echado el ojo".

Desvela una noticia muy fresca y esperanzadora: "Este lunes me llamaron de Madrid para decirme que la semana próxima me operarán para sacarme los 13 tornillos y tres placas que tengo en uno de mis tobillos desde el grave accidente del año pasado. Después de esta operación sentiré el tobillo mucho más liberado y permaneceré tres semanas sin subirme a una moto, tan solo con entrenamientos físicos a base de bicicleta y natación. Y luego ya a preparar a fondo el regreso del Mundial y del Nacional".

El arranque mundialista le dejó un sabor algo amargo: "Sabía que no estaba pilotando al 100% de mis posibilidades y además empecé flojo, no tenía buenas sensaciones. Era algo normal porque necesitaba tiempo para recuperarme y adaptarme. Ahora mismo me hallo en el mejor momento desde que me fracturé el tobillo y tras la operación de la semana que viene espero coger la máxima confianza y volver a ser el Butrón de los viejos tiempos".

"La próxima semana me operarán para sacarme 13 tornillos y tres placas del tobillo; luego espero volver a ser el Butrón de los viejos tiempos”

Es honesto a la hora de reconocer que la interrupción le ha favorecido: "El parón me ha venido bien de cara al Campeonato del Mundo. Si el confinamiento se hubiera iniciado algo antes ya hubiese sido perfecto para mi caso pues los dos únicos grandes premios celebrados se llevaron a cabo en los ocho primeros días de marzo y en ellos no conseguí puntuar. Pero está claro que me he visto beneficiado porque queda por delante la temporada casi completa y en unas condiciones físicas manifiestamente mejores".

Sus problemas para entrenarse estos últimos meses han sido menores que los de la mayoría de deportistas: "Para el confinamiento me ha venido fenomenal que el año pasado me construyera un gimnasio en el chalé donde vivo. Como además tiene un terrenito, he podido practicar con la moto de trial y la bicicleta. Han sido unas condiciones perfectas si tenemos en cuenta la situación por la que estamos atravesando".

Y desde hace casi una quincena, con permiso para pilotar en circuitos: "La Federación Española me mandó hace dos semanas un certificado como deportista de alto rendimiento, el cual me facultaba para no tener límites de horario ni de movilidad. Ahora mismo estoy alternando los entrenamientos entre los circuitos de Chiclana y Sanlúcar".

Para finiquitar la charla elige un mensaje para sus compañeros deportistas: "Animo a todos los deportistas a que, pese a las dificultades, sigan entrenando y luchando por sus objetivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios