Entrevista al presidente del San Fernando CD Noly: "Si va a más, no habría tiempo para recuperar las jornadas perdidas"

  • "Si ya es un estropicio no competir, imaginen lo que puede repercutir en un equipo dejar de entrenar".

Noly (d), en las instalaciones del Iberoamericano junto a un fotógrafo.

Noly (d), en las instalaciones del Iberoamericano junto a un fotógrafo. / J.A.

La suspensión momentánea de la competición liguera ha cogido a todos los clubes de España con el pie cambiado. El San Fernando no iba a ser menos porque el equipo azulino tenía que afrontar ahora los dos encuentros ligueros en casa ante dos de los equipos gallitos del grupo y, presumiblemente, de esos dos encuentros quedaría enfocado de manera significativa el devenir más inmediato de los hombres de Alberto González.

El presidente de la entidad azulina, Manuel Gómez Fontao Noly, analiza la situación en la que queda el equipo, cuáles son las repercusiones de la situación que se atraviesa y, sobre todo, en qué lugar queda la competición, si se volverá a ella con el partido atrasado, si esto durará más de dos semanas y se iniciará en la jornada que toque, si los partidos que no se disputen se jugarán entresemana o cómo afrontará el plantel un parón inesperado para todos.

Noly nos recibe algo intranquilo, como marca la situación, y lanza continuamente preguntas al aire con pocas respuestas, aunque tiene claro que "suspender la competición ha sido lo más sensato", porque para el mandamás isleño no hubiese sido de recibo que "después de lo que hemos pasado en los últimos años, y llegando posiblemente los dos partidos más atractivos de la temporada, haber tenido que decir a la afición que no puede presenciar los choques ante Córdoba y Cartagena hubiese sido un trago difícil de digerir", comenta. "¿Con qué cara miro a mis amigos, a mis compañeros, a mi afición y les cierro las puertas de su estadio?", se preguntaba desesperado añadiendo que "lo más sensato fue suspender la competición, situación en la que estuvimos de acuerdo prácticamente todos los clubes de Segunda B".

Para el mandamás azulino, la situación es de auténtica incertidumbre. "Desde el principio habíamos suspendido los entrenamientos de la cantera, que pararán al menos dos semanas ya que las instalaciones municipales se han cerrado para evitar contagios y es que las noticias van por horas, ni siquiera por día, sino de la mañana a la tarde hay cosas nuevas", explica.

"Supongo que, una vez acabe el problema, jugaremos domingos y miércoles varias semanas consecutivas"

Lo que sí tiene claro es que "habrá que esperar que solamente sea perjudicial la situación en 15 días porque, de lo contrario, el caos puede ir a más y no habría tiempo material para recuperar el terreno perdido. La competición no se puede alargar porque en junio tienen que disputarse los play-off y las temperaturas no te permiten jugar más allá de ese mes. Quiero suponer que las jornadas se celebrarán entresemana, por lo que, dependiendo de las jornadas suspendidas, serán dos, tres o cuatro semanas consecutivas donde los equipos juguemos domingo y miércoles".

En cuanto al trabajo del primer plantel, el cuerpo técnico había decidido, como es lógico, hacer una pretemporada de tres semanas dentro de la campaña, pero al final ese planteamiento se ha ido al traste: "Ya es un estropicio no competir, pues imagínate lo que puede repercutir en un equipo no entrenar. Siguiendo las recomendaciones de la Real Federación Española de Fútbol y según las instrucciones de las autoridades sanitarias y deportivas, el club decidió el viernes proceder a la suspensión de los entrenamientos colectivos del primer equipo hasta nuevo aviso, siguiendo los futbolistas un plan de trabajo específico confeccionado por el cuerpo técnico", aclara.

Noly es consciente de que "todo es un caos, una incógnita continua porque los acontecimientos viajan a una velocidad de vértigo y nos tenemos que adaptar a lo que vaya surgiendo, siendo optimistas y pensando que esta pesadilla se puede terminar más pronto que tarde".

De momento, el equipo quiere pensar en el primer partido que tendrá que disputar en el regreso, presumiblemente el próximo día 29. "Es una situación a la que nunca nos hemos enfrentado y, por ello, no sabes muy bien cómo reaccionar. Pienso que la única manera es la de ir día a día y saber cómo evoluciona el virus, al que le esperamos muy poco tiempo de vida, por supuesto, y que los problemas queden, rápidamente, solucionados. No hay más", dice.

Después, "pues nos reuniremos con la Federación, entablaremos un camino a seguir y marcaremos el futuro. Todos tenemos que cooperar porque bastante tiene el país con lo que se está padeciendo, independientemente de los problemas económicos que causen los hechos y de las repercusiones que tenga para las empresas".

Termina la conversación y Noly sigue haciéndose preguntas sin respuesta y mira hacia arriba buscando alguna ayuda que parece no llegar. Son momentos complicados y difíciles también para el mundo del fútbol que, lógicamente, está quedando muy marcado por todo lo que está acaeciendo en estos momentos en el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios