Fútbol | Segunda División B / Fase de ascenso a Primera RFEF

Cádiz B - Murcia, una cuestión sólo de orgullo

  • El filial despide la temporada en El Rosal sin posibilidades matemáticas de alcanzar la nueva categoría pero con el objetivo de seguir sumando y evitar el farolillo rojo ante el actual colista

Lance de una sesión de entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Lance de una sesión de entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Cádiz CF

El Cádiz B despide este domingo la temporada en la Ciudad Deportiva de El Rosal al disputar contra el Real Murcia su último partido como local en la segunda fase de la competición liguera, un encuentro al que llega ya sin posibilidades matemáticas de alcanzar la nueva categoría, Primera División RFEF.

La irregular trayectoria del filial amarillo, en general durante todo el curso y en particular en esta segunda entrega del torneo, ha propiciado que en la práctica la campaña que viene vaya a militar en una división más abajo, ya que la Segunda B, a partir de la 2021-22 Segunda RFEF, se convertirá en la cuarta del fútbol español al quedar por debajo de Primera, Segunda A y la creada Primera RFEF.

Pese a que el objetivo no se ha conseguido, más allá del conformismo de quienes puedan insistir en que se ha conservado plaza en Segunda B, el reto más inmediato no puede ser otro que cerrar el ejercicio de la mejor manera posible, lo más arriba, con el máximo de puntos y buenas sensaciones.

Al enfrentarse Tamaraceite y Sevilla Atlético, tercero y segundo en la tabla, ya resulta imposible dar caza al segundo clasificado y ahora se trata de apelar al orgullo para seguir compitiendo y ofreciendo las mejores prestaciones.

El rival en esta ocasión tampoco se juega mucho más, no en vano el Murcia suma los mismos puntos que el conjunto de la Tacita de Plata. Eso sí, los pimentoneros se presentarán en el Ramón Blanco con el aliciente de abandonar el farolillo rojo que ahora mismo ocupan. El aliciente de evitar la cola debería impulsar en al menos en la misma medida al filial, al que no le basta con el empate porque cayó 2-1 en Murcia.

Tras la victoria en campo del Sevilla Atlético, en cierto modo inesperada, no por ello menos merecida y por desgracia infructuosa a efectos clasificatorios, el Cádiz B recibe a los murcianos después de una semana de trabajo que se abrió con doble jornada de descanso, necesarias para el cuerpo pero también para oxigenar la cabeza, y cuatro días de entrenos para preparar el choque sin más presión que la de mostrar la mejor de las caras en la que será la despedida a la campaña en El Rosal.

Como siempre antes de cada partido, el entrenador del filial, Alberto Cifuentes, que cuenta con la baja del sancionado Saturday, ofreció el viernes sus impresiones previas al duelo con el Real Murcia.

“Ha sido una buena semana, ya que veníamos de ganar a un rival importante. Los chavales están contentos y liberados, aunque siguen mostrando responsabilidad pues estamos en el final de la temporada y quieren aprovechar al máximo cada cosa que hacemos”, explica el albaceteño.

El técnico destaca que “las victorias te dan alegrías y ahora toca afrontar el partido contra el Murcia, que sin duda es importante para dar continuidad a la dinámica positiva que llevamos”.

Para concluir, el ex guardameta del primer equipo recuerda que “el Murcia es un rival que nos ganó en su casa en la última acción del partido. Esperamos hacer un buen partido en casa e intentaremos dominar ciertos aspectos del juego para buscar la tercera victoria consecutiva. Eso nos ayudaría a seguir creciendo desde la victoria”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios