Muere Jesús Quintero Cuando una chirigota del Carnaval de Cádiz se disfrazó del Loco de la Colina

Fútbol | Segunda B / Fase de ascenso a 1ª RFEF

El Cádiz B pierde en Murcia (2-1) de manera injusta

  • Un gol en el 90' acaba con un filial superior pero sin gol que se despide de ascender a la nueva categoría

Youness le gana en el salto al cadista Jordi Tur.

Youness le gana en el salto al cadista Jordi Tur. / CÁDIZ CF

Derrota dolorosa y totalmente injusta de un Cádiz B que se ha dejado en el campo del Real Murcia (2-1) las escasas opciones de aspirar a estar la temporada que vienen en la nueva Primera RFEF. Dos jornadas de esta segunda fase y dos derrotas siguen empañado la campaña del filial. Lo de este domingo en Murcia ha sido una 'canallada deportiva' porque los de Alberto Cifuentes han puesto en el verde mucho más que los dos chispazos en forma de golazos de los locales.

Los aficionados presentes en el Enrique Roca (antiguo Nueva Condomina) y los que siguieron el choque por Footters, asistieron a un partido con dos caras. Una primera que duró hasta el minuto 30, en la que el equipo de casa tomó ventaja, y una segunda a partir de ese momento y hasta casi el final con control del Cádiz B y más y mejores ocasiones que su adversario. La puntería decidió una vez más en un filial amarillo sin gol esta campaña.

El equipo de José Luis Loreto estuvo más cómodo en los instantes iniciales a pesar de que el primer susto corrió por cuenta de Carrasco, quien definió con una volea desviada una gran acción entre Nieto y Chapela. Verza avisó antes del primer gol con un mano a mano ante Espínola que Garrancho detuvo en dos tiempo. Luego, el 1-0. Una acción larga de los murcianistas, con balón a la madera incluido, acaba con un balón controlado por Carrillo, que defienden mal Carrasco y Espínola, y el jugador del Murcia limpiaba las telarañas de la escuadra.

Fue el primer y último acercamiento con cierto peligro de los locales hasta el descanso, ya que estando el encuentro próximo a la media hora, el conjunto de Alberto Cifuentes -recibido con mucho cariño en su vuelta a Murcia- dio un paso al frente en control del juego y llegadas al área. Estrenó el episodio de ataques Momo Mbaye, pero el punto de mira de su cabeza no era el adecuado. En el 36' fue Chapela el que recibió de espalda y, tras girarse, su tiro tocó de forma suave el lateral de la red. Y en el 38' es Carrasco -el mejor de su equipo hasta el descanso- quien culmina una contra con una volea que no encuentra su destino.

El segundo tiempo arrancó con la misma línea de acoso y derribo de los gaditanos. Sólo se llevaban tres minutos y un saque de esquina que toca Nieto lo remacha Carrasco y el balón golpeó en el poste izquierdo de Champagne. Un testarazo de Boselli en el 54' dio paso a una oportunidad brutal para Nieto, quien recibió en boca de gol un centro de Marc Baró pero mandó el esférico a las nubes. El delantero y su entrenador se llevaban las manos a la cabeza. Era la antesala al empate; Baró repitió como protagonista en el saque y esta vez Saturday, aprovechando un error de marca y la indecisión del portero local, clavó el balón en el fondo de la portería.

La inercia de las tablas dio paso a una acción, sombrero incluido, en la que Javi Martín -entró en lugar de Espínola pero la actuación de uno y otro demuestra que Cifuentes tiene un problema serio en el lateral derecho- pudo hacer el segundo si hubiera metido la pierna con más decisión.

Las fuerzas se equilibraron de nuevo en los instantes finales porque los cambios de Loreto daban mejor resultado que los de Cifuentes. A pesar de eso se respiraba el empate como marcador final; ello sin contar con el potente lanzamiento de Rognny, ante la enésima debilidad de Javi Martín, que Garrancho no pudo detener a pesar de estar cerca de hacer la parada de la temporada.

No quedaba tiempo más que para buscar un milagro en forma de empate antes de lamentar que la campaña, a falta de algunos partidos, ha terminado para un Cádiz B que, con la reforma federativa para la creación de una nueva categoría, jugará la próxima campaña en la Segunda RFEF, que equivale a una Tercera División. No se puede hablar de fracaso, aunque la decepción es enorme.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios