Deportes

Brasil, a acabar con su doble maldición

Guiado por Neymar, Brasil comienza hoy tal vez una de sus misiones más importantes en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: poner fin, de una vez por todas, a su histórica doble maldición.

Un día antes de la ceremonia oficial de inauguración de sus Juegos, el equipo conducido por Rogerio Micale se medirá a Sudáfrica en el Estadio Mané Garrincha de Brasilia (21:00). Será el primer paso de un camino que no tiene otro objetivo más que colgarse el oro en el legendario Maracaná.

El título olímpico es el único trofeo que falta en las vitrinas del pentacampeón mundial, pese a que estuvo en numerosas ocasiones cerca de lograrlo. Desde su primera vez en una cita olímpica, en Helsinki 1952, Brasil ha sumado tres medallas de plata (Los Ángeles 1984, Seúl 1988 y Londres 2012) y dos de bronce (Atlanta 1996 y Pekín 2008).

"Los Juegos de Río son una gran oportunidad para hacer historia, para conseguir una medalla inédita para Brasil, que es la de oro", dijo durante la preparación Neymar, la gran figura de Brasil y uno de los principales rostros de los Juegos.

Pero no sólo el oro es lo que obsesiona al fútbol brasileño. La canarinha intentará quitarse también otro estigma: el de no poder celebrar de local en una competición importante tras la decepción mundialista de 2014 y el Maracanazo de 1950.

Hoy los locales tendrán su primera oportunidad de comenzar a recuperar el prestigio y encender el interés olímpico en Brasil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios