Deportes

Agüero evita un desastre mayor

  • Argentina es incapaz de doblegar a los bolivianos en el partido inaugural

Bolivia dio la sorpresa en el partido inaugural de la Copa América al igualar 1-1 en una fría noche en La Plata con Argentina, anfitrión del certamen y uno de los grandes favoritos al título. En el minuto 48, el centrocampista argentino Éver Banega no pudo evitar que la pelota entrara en su portería tras un remate de Rojas. En el 75, Agüero, recién salido al césped, igualó para la albiceleste cuando la desesperación había comenzado a ganar a los argentinos. El partido fue una montaña rusa para los argentinos, que pasaron de dominar el choque a caer en una desorganización que Bolivia aprovechó cada vez que pudo con garra y estrategia colectiva. Messi mostró sus mejores luces y también errores y desencanto cuando todo parecía perdido. Finalmente, el crack mundial quedó oscurecido por Agüero y el portero Sergio Romero, que salvó al plantel de Sergio Batista.

Argentina tuvo durante gran parte del primer tiempo el dominio de la pelota, a puro toque, pero le faltó profundidad para llegar de forma clara al área boliviana y conseguir el gol. Messi dependió mucho de su sociedad con Banega y de bajar él mismo a recuperar la pelota para volver con slaloms pero con poco acompañamiento. La selección de Batista tuvo varias llegadas en los primeros 15 minutos, ayudada por Messi, que aparecía cuando menos se lo esperaba para rescatar la pelota y sorprender. Lavezzi protagonizó la amenaza más clara a la media hora con un disparo cruzado que se fue por poco y luego, Carlos Tévez, siempre el más ovacionado por el estadio, fue el que disparó al recibir un gran pase de Messi. Pero apenas dos minutos después del paso por los vestuarios, Bolivia sorprendió con un remate de Rojas tras un córner que Banega intentó parar, pero que acabó metiendo en su portería.

Argentina reaccionó. Una espectacular jugada de Messi casi consigue el empate, pero luego perdió la pelota y en una veloz jugada de contragolpe, Martins quedó solo ante Romero, que se arriesgó, salió del área, rozó la pelota, le dio un rebote al delantero y desde el suelo la rescató con la camiseta de héroe puesta. El desahogo llegó a los 76 minutos cuando en un cambio de juego largo de Di María, que entró por Cambiasso, Zanetti la bajó con el pecho y Agüero la empalmó al fondo de las redes. Luego todo fue sufrimiento, Messi renació de sus cenizas, pero Arias se lució, Martins buscó una y otra vez volver a amenazar a Argentina y el resultado ya no se movió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios