Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

suceso

Gran despliegue policial en Sanlúcar para detener a los autores del secuestro en plena calle del pasado lunes

Comisaría de Policía Nacional en Sanlúcar.

Comisaría de Policía Nacional en Sanlúcar.

La Policía Nacional está llevando a cabo desde primera hora de este sábado un gran despliegue en Sanlúcar en relación con el secuestro de un ciudadano marroquí que tuvo lugar en plena calle el pasado lunes 19 de febrero. En el operativo están participando más de 100 agentes. Se han practicado ya cinco registros simultáneos en inmuebles localizados en varios puntos del municipio con el objetivo de localizar y detener a los presuntos autores materiales así como intelectuales del secuestro, relacionado según fuentes policiales con un ajuste de cuentas por un tema de tráfico de drogas.

Tiroteo en plena calle y posterior secuestro

La Policía Nacional estaba investigando desde el lunes el origen de un tiroteo ocurrido en una barriada de Sanlúcar de Barrameda, donde se habían escuchado varias detonaciones y algunos testigos habían asegurado haber visto cómo unos encapuchados han introducido a una persona en una furgoneta.

Los hechos ocurrieron a las 12:30 horas en la calle Molinillo, cuando varios hombres que portaban armas largas y encapuchados se vieron implicados en un tiroteo y posteriormente introdujeron por la fuerza a un hombre en el interior de una furgoneta. Este vehículo fue localizado horas más tarde en la calle Juan Ramón Jiménez.

La víctima de este aparente secuestro, un ciudadano marroquí de 33 años, fue encontrada en una carretera cerca de una gasolinera con múltiples heridas de bala, por lo que fue trasladada a un centro hospitalario.

El suceso alertó a todo el municipio, especialmente por el lugar en el que se produjo el tiroteo, en una calle próxima a una escuela de la Compañía de María, el colegio Huerta Grande. Los vecinos de la zona mostraban su preocupación porque hubo quien pudo ver y escuchar una escena que se produjo a plena luz del día. "Escuché las detonaciones y sentí temor", afirma una vecina. La misma espera que se trate de un hecho aislado. Es de las pocas vecinas que se atreven a hablar con los medios de comunicación. El resto prefiere no comentar nada de lo sucedido, por miedo a posibles represalias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios